Proponen ley de transporte gratuito para favorecer a pobres y adultos mayores

La ley autorizará el financiamiento federal para las autoridades de transporte público
Proponen ley de transporte gratuito para favorecer a pobres y adultos mayores
No está claro qué causó el problema eléctrico

NUEVA YORK.- Un proyecto de ley que establecería un programa federal de subsidios mediante el cual, las Autoridades de Tránsito Público (PTA) podrán ofrecer pases de transporte gratuitos e ilimitados para personas de bajos ingresos, adultos mayores y otras poblaciones vulnerables, fue presentado este miércoles por la congresista demócrata por Nueva York,  Nydia Velázquez.

En el caso de Nueva York, dijo la congresista durante el anuncio, La Ley de Equidad en el Transporte (Transportation Equity Act), entregaría dólares federales a la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) para abordar un problema fundamental que afecta a miles de neoyorquinos.

“Hoy en día, muchos neoyorquinos vulnerables deben elegir entre pagar su billete de metro y comprar comestibles. El gobierno federal debería ayudar a ciudades como Nueva York a poner el tránsito al alcance de todos nuestros vecinos”, declaró Velázquez.

La representante agregó que, ser capaz de atravesar la ciudad, ya sea para ir a trabajar o asistir a una cita médica o simplemente para visitar a la familia, “debería ser un derecho fundamental”.

Estudios recientes han documentado que cada vez es más difícil para los trabajadores neoyorquinos de bajos ingresos, asumir los costos de transporte. Un informe de la Sociedad de Servicios a la Comunidad de Nueva York (CSS) encontró que 1 de cada 4 neoyorquinos de bajos ingresos no puede permitirse el lujo de usar el transporte público.

El proyecto de ley de Velázquez pondría fondos federales disponibles a las PTA para financiar los “Pases ilimitados de tránsito” o “Pases T-U”. Las personas elegibles para un pase de este tipo serían: personas de 60 años o más; Personas con discapacidades; las personas que reciben beneficios comprobados, como cupones de alimentos; y las personas cuyos ingresos son 300% o menos de la línea de pobreza. Los cónyuges de estas personas y sus dependientes también pueden solicitar el beneficio de tránsito.

“Si no pueden permitirse el lujo de usar el metro o el autobús, simplemente se vuelve mucho más difícil conseguir un trabajo decente o una vivienda asequible y segura”, agregó Velázquez. “Si su nivel de ingresos lo mantiene alejado del transporte público, de hecho está bloqueado por otras oportunidades básicas”.

El anuncio del proyecto de ley de Velázquez llega una semana después que en la ciudad de Nueva York, grupos comunitarios y defensores del transporte público, junto al presidente del Concejo, Corey Johnson presentaron una propuesta legislativa para que la Ciudad financie el 50% del precio de las MetroCards para los residentes más pobres de la Gran Manzana.

Johnson propuso incluir $212 millones en el presupuesto del Concejo, con el fin de subsidiar las MetroCards para unos 800,000 neoyorquinos que viven por debajo del umbral de la pobreza.

El proyecto de ley de Velázquez fue copatrocinado por otros cinco miembros de la delegación de la ciudad de Nueva York del Congreso. La medida también fue bien recibida por varios miembros del Concejo de la Ciudad de Nueva York.

“El transporte público hace avanzar a nuestra nación, asegurando que las personas mayores puedan acceder a los servicios esenciales y que los hombres y mujeres que trabajan puedan acceder a sus trabajos”, dijo el presidente del Caucus Demócrata de la Cámara de Representantes, el neoyorquino Joe Crowley.

El congresista José E. Serrano coincidió que los adultos mayores, las personas de bajos ingresos y otras poblaciones vulnerables necesitan un acceso confiable al transporte público.

“Esta legislación garantizará que puedan usar el sistema de transporte de la Ciudad de Nueva York de forma gratuita para que puedan moverse y acceder a los servicios sociales y de salud más fácilmente”, dijo Serrano.

Entre tanto el congresista Adriano Espaillat elogió también la propuesta de su homóloga Velázquez

“A menudo las comunidades de bajos ingresos tienen opciones limitadas de transporte para ir y venir del trabajo, la escuela y otras citas. Este proyecto de ley disminuiría la carga financiera que estos residentes enfrentan al viajar por la ciudad”.