¿Aprobará NYC “sitios de inyección segura” para el consumo de drogas?

Bill de Blasio, el alcalde de la ciudad, asegura que tomará la decisión en los próximos días
¿Aprobará NYC “sitios de inyección segura” para el consumo de drogas?
Muchos consumidores de heroína se autoinyectan la droga
Foto: Getty

Hace unos días el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, rompió su silecio sobre los controvertidos “sitios de inyección segura” y confirmó que la ciudad revelaría un informe sobre el tema muy pronto.

Nueva York no es la única ciudad de Estados Unidos considerando abrir este tipo de instalaciones.

En los “sitios de inyección segura”, las personas pueden consumir drogas con equipos de inyección estériles y la supervisión de personal capacitado, que está listo con el antídoto a la sobredosis de opiáceos, la naloxona, si algo sale mal.

¿Cuál es la idea detrás de estos centros? Mientras que en un mundo ideal nadie consumiría drogas peligrosas y potencialmente mortales, mucha gente lo hace. Entonces, para muchos, es mejor darles a estos usuarios de drogas un espacio donde puedan consumir con algún tipo de supervisión. Es un enfoque de reducción de daños que trata de evitar las sobredosis y la trasmisión de enfermedades, tan comunes en este tipo de adicciones. 

Es un tema, sin embargo, muy complicado y que obviamente causa mucha controversia.

La Administración de Drogas de EEUU (DEA) ha advertido a los municipios que permitir estos sitios violaría la ley federal.

Hablando en su aparición de radio semanal en WNYC, De Blasio reconoció que el problema es “complejo”, y que él y NYPD están hablando con otras jurisdicciones. “Hay cuestiones de seguridad muy importantes que deben abordarse”, dijo.

Es una decisión muy controvertida aunque hay estudios que ya dan datos concretos de los resultados de este tipo de instalaciones en otros países. El Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías (EMCDDA, sus siglas en inglés) concluyó en 2017 que las instalaciones supervisadas de consumo de drogas permitieron un “uso más seguro para los clientes” y “beneficios más amplios para la salud y el orden público”.

San Francisco, donde los establecimientos cuentan con el apoyo del departamento de policía local, planea abrir dos este verano, y Filadelfia está considerando un programa piloto. La Asociación Médica Estadounidense (AMA) apoya el enfoque, según amNY.