El misterioso funcionario que dejó la Casa Blanca

Nadie sabía exactamente a lo que se dedicaba, pero una pista lleva a "investigaciones especiales"
El misterioso funcionario que dejó la Casa Blanca
El funcionario dejó la administración el pasado viernes.
Foto: Pixabay

Un empleado de muchos años en la Casa Blanca, pero conocido públicamente, dejó la administración federal.

Su nombre es Michael Roman, quien se desempeñó como asistente especial del presidente y director de Proyectos Especiales e Investigación.

Su labor tenía importancia porque era el responsable de investigar, entre otras cosas, a los funcionarios propuestos para el Gabinete presidencial.

La revista Politico reportó la salida del funcionario, quien envió una nota al personal de la Casa Blanca, afirmando que “se iba con el corazón triste” y que “había sido un honor servir al presidente (Donald) Trump y al pueblo estadounidense”.

Trascendió que el hombre había estado viajando entre Washington y Filadelfia desde el comienzo del actual gobierno, pero como su esposa estaba embarazada quería regresar a Filadelfia en defintiva.

Roman actuó como mano derecha del principal abogado de la Casa Blanca, Don McGahn, y ayudó a investigar las nominaciones judiciales, incluida la del juez de la Corte Suprema, Neil Gorsuch.

Eso era lo que se sabía de su labor, porque en realidad era un misterio para muchos.

En su blog, llamado Election Journal, Roman se describe a sí mismo como un “consultor político veterano e investigador privado”.

También trabajó en la campaña de Trump y ayudó con la observación de las encuestas y la participación de votantes en Pensilvania en los últimos días previos a las elecciones, se indicó.

No queda claro si alguien más ocupará esa posición o una similar.

En su cuenta de Twitter, ligada desde su blog, publicó el 20 de enero el comienzo del gobierno del presidente Trump: “A punto de ser real”.