Trabajadores de NYC hacen clamor migratorio en Día Internacional del Trabajo

Activistas, líderes sindicales e inmigrantes se unieron en varias manifestaciones para advertir que la lucha por los derechos laborales está unida a la lucha migratoria
Trabajadores de NYC hacen clamor migratorio en Día Internacional del Trabajo
En el Dia Internacional del Trabajo inmigrantes se reunen en Washington Square Park para unirse a la protesta de la noche.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Con pancartas en mano, advirtiendo que “los inmigrantes son trabajadores” y que la lucha por la reivindicación de los derechos laborales debe extenderse a la lucha por una reforma migratoria justa, decenas de manifestantes se reunieron este martes en varias protestas en en la ciudad de Nueva York para conmemorar el Día Internacional del Trabajo.

Activistas, líderes sindicales e inmigrantes, se tomaron el icónico parque de Washington Square para levantar sus voces y exigir a la Administración Trump que cese sus ataques y valore el aporte que los trabajadores extranjeros hacen a toda la nación.

Ese fue el clamor de la venezolana Francis Madi, quien destacó que aunque el 1 de Mayo es una fecha para honrar a los trabajadores, desde hace más de una década también se ha vuelto una fecha para reivindicar a la comunidad inmigrante, especialmente desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

“En el 2006 el movimiento inmigrante se unió al movimiento trabajador y desde entonces hemos trabajado juntos en esa unión, que ha crecido y se ha fortalecido dados los consta-ntes ataques del presidente Trump y en un día como este le decimos bien claro que no vamos a permitir que siga atacándonos”, comentó la joven. “Atacar a los inmigrantes es atacar a la fuerza laboral”.

Francis Madi de la Coalicion de Inmigrantes en NY. En el Dia Internacional del Trabajo inmigrantes se reunen en Washington Square Park para unirse a la protesta de la noche.

Steve Choi, director de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York (NYIC), destacó que las necesidades de los trabajadores están interconectadas con las de los inmigrantes y por ello deben seguir trabajando en un mismo frente de lucha.

“Los inmigrantes son la mayor parte de la fuerza laboral, pero tanto los inmigrantes como los trabajadores están bajo el mismo ataque en la actual administración y por eso necesitamos trabajar más juntos y en un día como hoy estamos mostrándonos como una misma fuerza”, dijo el activista, quien pidió a las autoridades locales y estatales que incrementen su apoyo y compromiso.

“Tanto la Ciudad como el Estado tienen que hacer más en términos de asegurar la protección de los derechos laborales y de los inmigrantes y darles más acceso a servicios legales para poder luchar contra el acoso del Gobierno Trump, pues no vamos a descansar ni un segundo”, enfatizó Choi.

Piden por el TPS

Durante la manifestación, también hubo espacio para que los inmigrantes centroamericanos, quienes temen que el Gobierno Federal muy seguramente los deje en el limbo y no apruebe la extensión del TPS, hicieran un llamado a Washington.

En dos meses se nos vence el TPS y vamos a quedar en la incertidumbre, y me siento ofendida con esa postura del Gobierno, porque yo he pagado mis impuestos, no soy ninguna delincuente, no vine aquí a robarle nada a nadie, no soy terrorista, y me duele mucho ver que este gobierno parece que no tiene corazón y no vea todo lo que hemos contribuido a este país”, dijo la salvadoreña Perla Canales, beneficiaria del TPS, quien vive en el país desde 1999 y no contempla la opción del retorno. “Si me lo cancelan no me voy a ir, voy a seguir luchando por mi dignidad”.

Trabajadora inmigrante Perla Canales. En el Dia Internacional del Trabajo inmigrantes se reunen en Washington Square Park para unirse a la protesta de la noche.

En horas de la mañana, Wall Street se convirtió en escenario de otra demostración, en la que los manifestantes, vestidos con trajes naranja, exigieron el cese de las grandes corporaciones en la industria de centros de detención de indocumentados.

“A medida que la Administración Trump continúa intensificando sus ataques contra las comunidades de color, tenemos que hacer todo lo posible para frenar la agenda de detención y deportación de esta administración”, aseguró Ana Maria Archila, codirectora ejecutiva del Centro de Democracia Popular. “Wall Street tiene la responsabilidad de poner a la gente por encima de las ganancias de las personas y garantizar que no contribuyan a una industria que daña a tantas comunidades”.

Wall Street fue centro de una protesta

Un reporte de las organizaciones Center for Popular Democracy, Make the Road New York, New York Communities for Change, Enlace International y Strong Economy for All Coalition, reveló que las firmas JPMorgan Chase, Wells Fargo y BlackRock, ayudan a mantener y expandir un lucrativo negocio de $5,000 millones que criminaliza a las comunidades de color.

Wall Street fue centro de una protesta

Entre tanto, otras demostraciones organizadas por sindicatos se sumarían a la jornada del 1 de Mayo para ratifar el mensaje de lucha “socios en poder”, para unificar el clamor migratorio con el laboral.

“Es un día para festejar a los trabajadores alrededor del mundo, pero también es un día para decir que los inmigrantes son los que han construido este país y debe ser un día simbólico en el que debemos mostrar que nuestras comunidades están siendo atacadas en la parte económica y en la parte migratoria y no nos podemos quedar callados”, dijo Lucía Gómez, activista y líder comunitaria de la Local 78, donde el 95% de sus miembros son inmigrantes.

“Es irónico que ataquen a los inmigrantes sabiendo que están atacando esa fuente de trabajo que los empleadores necesitan”, agregó la activista, quien pidió a los legisladores estatales y municipales más protección desde las leyes.

“El Estado y la Ciudad más, han hecho bastante, pero todavía nos falta luchar por los trabajadores que están siendo explotados, los temporales, los jornaleros de las granjas, los que recogen los víveres, no tienen derecho de organizarse y necesitamos leyes que los protejan”, concluyó, mientras de fondo se escuchaba el popular coro: “sí se puede”.