Las asistentes en el hogar luchan en cortes por cobrar todas las horas trabajadas

Albany quiere consolidar una regulación que impedirá cobrar más de 13 horas en turnos de 24
Las asistentes en el hogar luchan en cortes por cobrar todas las horas trabajadas
Activistas y asistentes del hogar se dieron cita ayer ante la sede del Departamento de Trabajo, en Manhattan, para demandar el fin de una regulación según la cual solo pueden percibir salario por 13 horas trabajadas al día, aunque tengan un trabajo de 24 horas.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Asistentes de enfermos en sus hogares y activistas han interpuesto una demanda contra el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York (DOL) para detener una regulación de urgencia, promulgada en octubre de 2017 con la que se quiere afirmar que pese a que tengan un trabajo de 24 horas atendiendo a un enfermo en su residencia, solo tienen que ser retribuidos por 13 de las horas trabajadas ya que se descuentan las comidas y las hora de sueño.

A través de agencias que contratan a estas asistentes, Medicaid se hace cargo de pagar este servicio con el que se provee este crucial servicio a personas que cualifican por tener bajos ingresos y activos. Estas personas están impedidas por enfermedades como alzhéimer, demencia, parkinson entre otras enfermedades y que no se pueden valer por sí mismas para muchas funciones vitales.

Medicaid está financiado a medias por el estado y fondos federales y cualquier aumento en los salarios se refleja en un presupuesto que está por encima de los $7,000 millones anuales. En mayo del año pasado se contabilizaban casi 194,000 personas trabajando como asistentes en el hogar en el estado de Nueva York.

Asistentes del hogar anunciaron una demanda al Departamento del Trabajo.

La regulación, argumentan en su demanda, no solo es contraria a las leyes laborales e impide a estas trabajadoras (el 89% son mujeres y muchas de ellas inmigrantes) cobrar siquiera el salario mínimo. Adicionalmente, viola la Constitución al forzar a los trabajadores a estar en los hogares de los pacientes sin pagar el trabajo nocturno, según la demanda.

Esta regulación llega después de que los tribunales hayan dado la razón en más de tres ocasiones a acciones legales interpuestas por trabajadoras de este sector y que reflejan el día a día de muchas mujeres que cobran menos de lo que trabajan.

Una de ellas, es Carmen Carrasco, una asistente de ayuda en el hogar que ha trabajado desde 2002 en turnos de 24 horas casi todo el tiempo. Actualmente, y según la petición ante la corte interpuesta el pasado día 4 de mayo, trabaja para dos agencias de cuidados en el hogar. Carrasco trabaja tres turnos de 24 horas a la semana para un enfermo y algunos turnos más para otros.

Cuando está con la persona a la que dedica las 24 horas no puede comer de forma ininterrumpida y o dormir porque esta persona necesita ser llevada al baño varias veces por la noche. Además, se preocupa de su medicación, medir la presión arterial y los niveles de azúcar, preparar comidas, vestir, asear, llegar a las citas médicas, entre otras labores de cuidado continuo. No obstante, cobra 13 horas de trabajo a $13. Carrasco es solo una de las asistentes cuyo testimonio se recoge en la documentación ante la corte.

Los activistas que este miércoles se dieron cita ante la sede del Departamento de Trabajo en la calle Varick en Manhattan demandan el fin de esta regulación y que se acate las decisiones de los tribunales en este sentido. El Departamento tiene previsto celebrar una audiencia el 11 de julio sobre esta medida para consolidarla.

Trabajar estos turnos de forma continuada puede ir en detrimento del trabajador cuya falta de descanso es un problema tanto para esta persona como para quien atienden.

Asistentes del hogar anunciaron la demanda al Departamento del Trabajo.