‘Súper ratoncitos’ podrían afectar más a los hispanos de Nueva York

Esta plaga, que está más presente en departamentos habitados por latinos, es portadora de bacterias resistentes a los antibióticos
‘Súper ratoncitos’ podrían afectar más a los hispanos de Nueva York
No importa qué tan exclusiva sea la dirección, muchos departamentos en Nueva York están invadidos por ratones.
Foto: Archivo.

Luego de revisar los resultados de una investigación científica realizada por la Sociedad Americana de Microbiología (ASM), y compararlos con los hallazgos de un reporte del Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York (DOHMH), nos atreveríamos a concluir que la salud de los hispanos residentes en la ciudad de Nueva York podría estar en mayor peligro por la alta presencia de ratoncitos en sus departamentos.

Un equipo de microbiólogos de la Universidad de Columbia descubrió que cerca de uno de cada cuatro ratoncitos en la ciudad de Nueva York –los mismos que hacen de las suyas en muchos departamentos neoyorquinos– tiene viviendo dentro de ellos bacterias potencialmente dañinas y resistentes a los antibióticos. Muchas nunca antes vistas.

“En este estudio de ratones atrapados en varias ubicaciones dentro de la ciudad de Nueva York durante un período de 1 año, encontramos una colección diversa de virus que incluye algunos que anteriormente no estaban asociados con ratones domésticos y otros que parecen ser novedosos”, concluye la investigación, cuyos resultados fueron publicados a finales de abril en la revista científica ‘mBio journal’.

“Los ratones transportan una amplia gama de agentes infecciosos con potencial ‘zoonótico’ (cuando una enfermedad se transmite de forma natural de animales al hombre). Su proximidad a los humanos en inmuebles, por lo tanto, es una preocupación para la salud pública”, advierte el estudio llamado “Viral Diversity of House Mice in New York City”.

Esto, sin duda, puede ser un motivo de gran preocupación para muchos latinos que residen en la Gran Manzana, si se toman en cuenta los resultados de otro estudio, no relacionado, dado a conocer por el DOHMH en 2017.

De acuerdo al reporte titulado “Salud de los Latinos en la Ciudad de Nueva York”, más del 51% de los adultos latinos reportó que tienen ratones en sus casas. De ellos, los de origen dominicano, mexicano y puertorriqueño son los más afectados por estas plagas en sus departamentos.

Las preocupantes y “repugnantes” cifras reportadas por el DOHMH indican que el 59% de los adultos dominicanos, el 50% de los mexicanos y el 45% de los puertorriqueños, reportó tener ratones –y cucarachas– en sus hogares. Para el resto de los latinos (centro y suramericanos), la cifra alcanzó el 53%.

Este es el caso del mexicano Andrés Serrano, quien durante una entrevista con este rotativo en octubre pasado dijo que cada día captura un promedio de más de tres roedores en su departamento de Brooklyn.

“Tenemos agujeros y grietas en todas las esquinas de las paredes y por allí entran los ratones. Son muy pequeñitos y están por todas partes”, dijo Serrano, quien aseguró que su familia vive rodeada de ratones y que, a pesar de las constantes quejas, su casero no ha hecho nada para resolver el problema.

“Yo pongo trampas todos los días y siempre caen como tres o más ratones. Es que son demasiados”, se quejó Serrano quien es originario de Puebla y tiene más de 17 años residiendo en la Gran Manzana junto a su esposa e hijos.

El mexicano Fabian Bravo y su familia viven en un departamento en Brooklyn infestado por ratones.

Muchos virus y bacterias

Aunque casi todos los neoyorquinos –no importa que vivan en un departamento tipo estudio o en un pent-house– han sabido por mucho tiempo que los ratoncitos son asquerosos y antihigiénicos, nunca se hubiesen imaginado que los pequeños roedores son portadores de bacterias responsables de causar enfermedades como gastroenteritis, que pueden ser leves o potencialmente mortales para los humanos. Algunas de estas bacterias pueden ser resistentes a los antibióticos.

La investigación del ASM, que analizó las heces de 400 ratones domésticos recolectaron en edificios residenciales en siete sitios en Manhattan, Queens, Brooklyn y El Bronx, descubrió 36 virus de 18 familias y 21 géneros, incluidos al menos 6 nuevos virus y 3 géneros nunca antes vistos.

Un ejemplo de los patógenos encontrados en esta especie de ‘súper ratoncitos’, que causan enfermedades, son la Salmonella, Shingella, Clostridium difficile y el E. coli. Por lo general, la infección ocurre cuando se ingieren alimentos contaminados con desechos animales, incluidas las heces de roedores.

Como dato interesante, el estudio descubrió que, por alguna razón, los ratones en Chelsea, Manhattan,  transportaban más virus y bacterias que los ratones de otros vecindarios de la ciudad.

Los ratones domésticos, cuyo nombre científico es “wild Ms musculus”, son una plaga invasora que reside en estrecho contacto con humanos en los centros urbanos, y son diferentes a las tatas que se ven en las calles y estaciones del subway.

No son un peligro significativo

A pesar de los resultados del estudio realizado por investigadores del AMS, el DOHMH aseguró en un comunicado enviado a El Diario, que no existen evidencias de que los ratones representen un peligro significativo para los residentes de la Gran Manzana.

“Basados en años de vigilancia en humanos, no tenemos evidencia epidemiológica de que los ratones sirvan como reservorio de patógenos que representan un peligro significativo para los residentes de la ciudad de Nueva York. Además, es probable que los ratones estén infectados con los patógenos informados en este estudio como resultado de la exposición a los humanos y al entorno humano “, dijo el DOHMH en su comunicado.

Para ayudar a los neoyorquinos a combatir estos roedores, tanto los ratones como ratas, el DOHMH tiene un portal de información sobre ratas, en cual ofrece tips para que puedan mantener sus departamentos libres de esta planga.

Ratas genéticamente diferentes

Otro estudio publicado en diciembre, con los resultados de una investigación realizada por un equipo de estudiantes de postgrado de la Universidad Fordham, descubrió que las ratas del área del “uptown” y “downtown”, de Manhattan, son genéticamente diferentes. También son diferentes a las ratas del “West Village” cuando se comparan con las del “East Village”.