Tener una licencia de conducir cambiaría mi vida

Tener una licencia de conducir cambiaría mi vida
Si se aprueba el acceso a las licencias de conducir a todos los neoyorquinos, inmigrantes como yo podrán registrar y asegurar sus vehículos, creando un impulso económico.
Foto: EFE / Archivo

Cada mañana manejo a mi trabajo, y mi viaje es la parte más preocupante de mi día. Una parada de tráfico de rutina puede separarme de mi familia.

Soy indocumentado, y Nueva York no me permite solicitar una licencia de conducir. Para los neoyorquinos como yo, es hora que nuestro estado tome un paso adelante y siga a otros estados: asegurando que todos los conductores calificados, independientemente de su estatus migratorio, puedan tener acceso a una licencia de conducir.

Los ataques de la Administración Trump continúan empeorando. Agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) están utilizando excusas para detener y deportar a inmigrantes y arrancarnos de nuestras familias, como lo hicieron al detener a 225 inmigrantes hace unas semanas. Están usando particularmente las infracciones de tráfico.

Es por eso que hace unas semanas me uní a otros inmigrantes y defensores de todo Nueva York para pedirle a la legislatura estatal que restaure el acceso a las licencias de conducir a todos los neoyorquinos.

He vivido en los Estados Unidos durante 18 años y deseo ajustar mi estatus migratorio, pero en este momento debido a nuestro sistema disfuncional de inmigración, eso no es posible. Vivo en Long Island y salgo de mi casa cada día para conducir al trabajo, con incertidumbre.

Una vez fui detenido en una parada de tráfico por la policía. Me dieron una multa por conducir sin licencia. No pude dormir debido al miedo de posiblemente ser separado de mi familia. Fui a corte y, con los gastos legales de mi abogado, terminé pagando casi $700.

Si se aprueba el acceso a las licencias de conducir a todos los neoyorquinos, inmigrantes como yo podrán registrar y asegurar sus vehículos, creando un impulso económico. Como lo determinó un análisis del 2017 del Fiscal Policy Institute, el estado recibiría aproximadamente $57 millones en ingresos combinados anuales. Además, mejoraría la seguridad pública al garantizar que todos los conductores en la carretera tengan una licencia.

Obtener una licencia de conducir cambiará mi vida, la de mi familia y la de miles de neoyorquinos. Significaría poder recoger a mis hijos de la escuela o llevarlos al médico sin miedo.

Hay 12 estados, que actualmente permiten el acceso a las licencias de conducir. Además, el Gobernador de nuestro estado vecino, Nueva Jersey, se ha comprometido a seguir los pasos de esos estados. Pero aún no hemos escuchado nada del Gobernador Cuomo. Nueva York debería ser el próximo.

-Jorge Cotraro  es miembro de Long Island de Se Hace Camino Nueva York, la organización comunitaria de base más grande de Nueva York que ofrece servicios y organiza la comunidad de inmigrantes. En Twitter: @MakeTheRoadNY.