La hija de Kurt Cobain perdió la famosa guitarra de su padre en su divorcio

Además del valor sentimental, se estima que cuesta $1 millón
La hija de Kurt Cobain perdió la famosa guitarra de su padre en su divorcio
Frances Bean Cobain, hija de Kurt Cobain.
Foto: Getty Images

Uno de los puntos de enfrentamiento entre Frances Bean Cobain y su exmarido Isaiah Silva en el proceso de divorcio que siguió a su matrimonio de apenas dos años era la propiedad de una guitarra perteneciente al fallecido Kurt Cobain, el padre de la joven de 25 años.

Cuando Frances presentó la demanda para finalizar su unión en marzo de 2016, en los documentos legales que la acompañaban solicitaba al músico que le devolviera el valioso instrumento -una Martin D-18E valorada en un millón de dólares- acusándole de haberlo robado y desmintiendo la versión de los hechos que había ofrecido su ex: que se había tratado de un regalo de boda después de que en 2014 pasaran por el altar en una ceremonia secreta.

Según informa ahora el portal TMZ, la celebridad habría decidido renunciar a la guitarra con tal de poder olvidar al cantante de The Eires y pasar página lo antes posible, lo que implicaba dar carpetazo a su enfrentamiento en los juzgados.

Ante la pérdida de un objeto con un valor sentimental tan importante para ella, a Frances le queda al menos el consuelo de haber conseguido que el juez fallara a su favor y rechazara la petición de Isaiah, que le reclamaba 25.000 dólares mensuales en concepto de manutención. Además, el intérprete deberá asumir sus propios costes legales y abandonar el domicilio que la expareja adquirió durante los tiempos felices de su relación y cuya propiedad ha sido otorgada a la única hija del líder de Nirvana y Courtney Love.

Esta buena noticia contribuirá a que Frances siga alejándose de un pasado marcado por su adicción a los estupefacientes y al alcohol, a cuyo consumo renunció solo tras concluir su romance con su antiguo marido.

“Se trata de una batalla diaria, el enfrentarse a todo el dolor, el caos, la tragedia y las cosas jo**das que suceden o sucederán”, explicaba hace unos meses a través de sus redes sociales. “La autodestrucción, el consumo de sustancias y la posibilidad de librarse del dolor resultan alternativas mucho más atractivas. Pero sin duda, la decisión de estar presente en el momento es la mejor que he tomado, tanto para mí como para aquellos que me rodean”.