Temporada de playa arranca con sabor agridulce en Rockaway Beach

Permanecerá cerrada desde la calle 91 a la 102, excepto en la calle 97, donde estará permitido acceder a la arena pero no bañarse
Temporada de playa arranca con sabor agridulce en Rockaway Beach
La playa de Rockaway permanecerá parcialmente cerrada este verano por razones de seguridad.
Foto: Carla Paulin/El Diario NY

Después de un invierno largo y muy frío y una primavera lluviosa, el fin de semana comenzó con buenas noticias para los amantes de la arena y el mar. El pasado sábado se dio inicio oficialmente a la temporada de playa en la Gran Manzana, que como cada año coincide con el feriado del Memorial Day.

Sin embargo, para muchos la temporada veraniega llega con una mala noticia, luego que el Departamento de Parques de la Ciudad anunciara que una parte de la popular playa de Rockaway permanecerá parcialmente cerrada para los bañistas.

Muchos neoyorquinos disfrutan de la popular playa de Rockaway, en Queens, desde primera hora de la mañana. Foto: Carla Paulin.

Los motivos de esta medida están relacionados con la seguridad. El primero de ellos tiene que ver con la necesidad de proteger la duna que fue construida tras el huracán Sandy. La segunda razón es que, debido a la erosión, no existe suficiente zona arenosa para que se desarrollen actividades de forma segura.

“Esta decisión fue tomada en beneficio de la seguridad, que siempre será nuestra prioridad”, declaró el comisionado de Parques Mitchell J. Silver. “El renacimiento de Rockaway Beach es un símbolo de la fuerza de esta comunidad y su determinación para seguir adelante después del huracán Sandy, por lo que vernos obligados a cerrar incluso una pequeña parte de la playa es muy difícil para nosotros”.

Los residentes de la zona y los usuarios asiduos a esta playa no tardaron en manifestar su descontento con esta decisión. Así lo expresó la vecina Danielle Passanisi: “Tengo niños y claro que nos va a afectar. Los fines de semana la playa ya de por sí está llena de gente”.

Danielle Passanisi vive en la zona de Rockaway Beach, por donde camina todas las mañanas. Foto: Carla Paulin.

Rockaway Beach tendrá el acceso cortado entre las calles 91 y 102. Aunque con algunas excepciones: permanecerá abierto el paseo o ‘boardwalk’, así como la zona correspondiente a los baños y locales de la calle 97, donde estará permitido estar en la arena pero no meterse al agua. Además, la zona reservada para el surf desde las calles 88 a la 91 también tendrá el acceso abierto.

El estacionamiento también será un problema para los temporadistas, ya que ahora la gente se concentrará en una sola área en vez de toda la península cuando todas las playas están abiertas. “A mí me va a perjudicar porque suelo venir con mi hijo en auto. Tengo que traer muchas cosas y va a ser difícil aparcar, ya que hay muchos estacionamientos que son privados”, aseguró Simona Vatavu, de 38 años, que estaba disfrutando de la playa junto a su hijo Adam, de 4.

Simona Vatavu disfruta de una mañana soleada con su hijo Adam. Foto: Carla Paulin.

Rebecca Henríquez, de 31 años, que también suele ir a Rockaway Beach en auto y con niños, asegura que tendrá el mismo problema. “Yo suelo venir temprano y aún así va a estar llena. Me iré más lejos, ya que aquí será difícil encontrar sitio para aparcar”.

Rebecca Henríquez y su amiga disfrutan de la playa de Rockaway junto a sus niños. Foto: Carla Paulin.

Las fiestas van a seguir

Vatavu y Henríquez serán dos de las muchas personas que ya han decidido que no cambiarán de playa, pero sí de zona. Este desplazamiento de los usuarios podría afectar a bares y restaurantes, como el Low Tide Bar, situado en la calle 97 junto a los baños. A pesar de ello, el mánager, Giancaro Saldarriaga, de 28 años, se muestra optimista y convencido que el negocio no sentirá efectos negativos por el cierre de parte de la playa, cuando afirma que la gente “va a seguir viniendo a comer y beber. Esto va a seguir abierto y nosotros vamos a continuar organizando fiestas”.

Giancarlo Saldarriaga (izq.) junto a parte del equipo de Low Tide Bar. Foto: Carla Paulin.

Por el contrario, Anita Dolbashian, de 56 años, opina que esta medida “afectará a todos los negocios, incluidos los nuevos, porque la gente se irá a otras zonas”.

A pesar del cierre parcial de la playa, las restantes 4.9 millas permanecerán abiertas para nadar y para llevar a cabo actividades recreativas.

“Estamos de acuerdo con la decisión del Departamento de Parques al considerar la seguridad como la prioridad principal”, dijo Javier Rodríguez, asistente del coordinador de los salvavidas de la playa. “Desafortunadamente, no hay suficiente playa en esta sección para permitir nadar de forma segura y no queremos que ninguna vida corra un peligro innecesario”.

Información sobre las playas

Durante la temporada de playa, los salvavidas están de lunes a domingo de 10 a.m. a 6 p.m. Está prohibido nadar cuando los salvavidas no están vigilando.

Las zonas cerradas están indicadas con banderas rojas, especialmente durante tormentas.

Las playas clasificadas como “cerradas” pueden estar contaminadas con aguas residuales o desagües pluviales. El contacto con agua contaminada puede provocar vómito, diarrea, náuseas, enfermedades respiratorias e infecciones.

Para obtener más información sobre las playas de Nueva York, puede llamar al 311 o enviar un mensaje de texto al 877-877 con la palabra “BEACH”. También puede visitar la página web del Departamento de Salud de la Ciudad.