Padres de repartidor de pizza detenido por ‘La Migra’ hablan desde Ecuador

“Oramos para que ocurra un milagro y no lo deporten”, dicen a El Diario los parientes de Pablo Villavicencio
Padres de repartidor de pizza detenido por ‘La Migra’ hablan desde Ecuador
El padre de Pablo Villavicencio, que se llama igual, habló con El Diario desde Guare, en la provincia de Los Ríos.
Foto: Suministrada

Los atribulados padres de Pablo Villavicencio oran desde Ecuador para que ocurra un milagro que evite la deportación del repartidor de pizzas que cayó en manos de ‘La Migra’, luego de ser delatado por un policía militar, en la base Fort Hamilton, Brooklyn.

“Pido encarecidamente al presidente Trump que tenga compasión con mi hijo. Con el corazón en la mano imploro que no lo haga por él, sino por las niñas. Ellas necesitan a su padre, no pueden quedar abandonadas”, dijo Elsa Calderón, la madre del inmigrante.

Elsa lloraba al otro lado de la línea telefónica a lo largo de  la conversación que tuvo en exclusiva con El Diario desde su domicilio en Samborondón, en la provincia costera del Guayas.

Entre tanto, desde la parroquia Guare, en la provincia de Los Ríos, el padre del inmigrante que también se llama Pablo Villavicencio, expresó con tristeza que ha puesto a su hijo en “manos de Dios”.

“Es la única manera como puedo apoyarlo”, dijo tras lamentar que todo esto esté ocurriendo.

“Acudo a una iglesia evangélica y he pedido al pastor que oremos por la suerte de mi hijo”, manifestó visiblemente impactado vía telefónica a este rotativo, sin querer extenderse en responder a más preguntas.

“He escuchado que el presidente de Estados Unidos es un hombre evangélico, por eso le pido en nombre de Cristo que tenga piedad de mi hijo, que le dé una amnistía, que desista de deportarlo”, insistió, la madre, quien en cambio quiso hablar más de su hijo.

Lista su deportación

Al cumplirse una semana del arresto de Villavicencio, las autoridades migratorias confirmaron que éste será deportado la próxima semana. Mientras tanto, las organizaciones proinmigrantes, funcionarios electos, el acalde Bill de Blasio y el propio gobernador del estado Andrew Cuomo, se encuentran en una lucha contra reloj para tratar de impedir la remoción del país del ecuatoriano.

“A todo el mundo le consta que me hijo es un hombre trabajador. Si su pecado fue cruzar la frontera,  lo hizo por darles una vida a sus hermanos. Quiso salir adelante con sacrificio, formar una familia, se casó, tuvo sus hijas, lo que todo ser humano hace. Por eso reitero, mi súplica al presidente Trump, que perdone a mi hijo”, dijo el padre.

Elsa Calderón con su hijo Pablo Villavicencio en unafoto familiar. Suministrada

Un hijo ejemplar

De acuerdo a la madre, Pablo Villavicencio, ayudaba a la familia constantemente. Él es el segundo de cuatro hermanos llamados: Corina, Yomaira y David, originarios de la región agrícola de Vinces, en la provincia de Los Ríos.

“Conozco a mi nuera Sandra y a las niñas a través de video llamadas. Mi hijo acostumbraba a llamarme todos los días, después de trabajar”, contó el padre.

La madre reveló que le alegraría muchísimo que su hijo estuviera con ella, pero reconoció que su lugar es estar allá (Estados Unidos) con su esposa y sus hijas.

“No quiero que se separe. Él es todo para sus hijas y su esposa. Yo si quisiera que volviera pero de otra forma, no que tenga que dejar abandonado su hogar, Ellos no tienen más familia allá, son el uno para el otro”, exclamó Calderón.

Doña Elsa contó que no ha vuelto a ver a su hijo desde que se fue del pueblo hace 8 años. Recordó que la última vez que habló con Pablo fue el viernes pasado, el mismo día en que se produjo el arresto. Le extrañó que la llamara más  temprano que de costumbre: “fue como a las 5:30, estaba amaneciendo”, dijo.

Le di la bendición y le dije cuídate mucho mijito, que Dios te proteja y desde ese día ya no hablé más con él. En la tarde lo llamé para felicitar a las niñas por el Día del Niño, pero ya él no me contestó, luego intenté comunicarme con Sandra y ella tampoco respondió. Esa noche no pude dormir y recé mucho por él. El sábado, como al mediodía, mi hija Corina me dio la mala noticia…”.

El arresto de Pablo conmocionó tanto a la madre que tuvo que ser llevada de emergencia a un centro de salud, contaron los familiares.