Mamá exige $7 millones a empresa de buses escolares por dejar a su hija en parada equivocada

Es violación a normas de NYC dejar a un niño en una parada no autorizada por tutores
Mamá exige $7 millones a empresa de buses escolares por dejar a su hija en parada equivocada
El conductor podría ser suspendido hasta seis meses por la falta.
Foto: ARCHIVO

Una mamá de Brooklyn demandó por $7 millones de dólares a una empresa de autobuses escolares, luego de que uno de los transportes dejara a su niña de 5 años en la parada equivocada.

Adrena Hartzog entró en pánico cuando el autobús que transportaba a su hija, Zariah, nunca llegó a Flatlands Avenue y 102nd Street, por lo que llamó a Leadership Preparatory Ocean Hill Charter School para averiguar dónde estaba su hija.

La respuesta, indicó el New York Post, fueron varios minutos de espera.

“Todos se iban a casa, a su día, mientras que mi hija de 5 años había desaparecido”, afirmó.

Llamó a Boro Transit, la compañía que maneja el transporte de la escuela autónoma, pero nadie le dio una respuesta, así que empiezo a marcar el 911 y comenzó a recorrer el vecindario.

Después de recorrer el vecindario, finalmente encontró a Zariah llorando, que estaba tan asustada que se había mojado los pantalones, “gritando histéricamente” a más de 10 cuadras de distancia en una concurrida intersección sin guardia de cruce.

El dueño de una tienda le había ofrecido comida a la niña y llamó a la Policía, pero Hartzog había llegado antes que los oficiales.

En su demanda en la Corte Suprema de Brooklyn, ella afirma que la compañía de autobuses se negó a tomar su denuncia por el incidente de septiembre de 2015 o incluso a identificar al conductor.

En ese momento, Boro Transit dijo que el conductor estaba haciendo “un favor para otro padre” al dejar a un niño diferente cerca de la casa de un abuelo.

Es una violación de las normas de la ciudad que un niño se quede en una parada “no autorizada” y los conductores de autobuses escolares se enfrentan a una suspensión de hasta seis meses por una primera ofensa, detalla el reporte del Post.

La madre de dos hijos, que trabaja con discapacitados, dice que su hija, que antes era una niña chispeante, ahora está deprimida y constantemente ansiosa, y afirma que los compañeros de clase de su hija la ridiculizaron después del incidente.