¿Cuáles son las calles más peligrosas para conducir en los cinco condados?

En varias vías los conductores triplican el límite de velocidad legal
¿Cuáles son las calles más peligrosas para conducir en los cinco condados?
Los excesos recurrentes de velocidad causan muertes
Foto: El Diario NY/Mariela Lombard

Varias calles de la ciudad tienen la peligrosa deshonra de acumular los mayores excesos de velocidad, con conductores incluso triplicando el límite legal. 

Los casos más graves se reportan en El Bronx, donde los automovilistas circulan por St. Joseph’s Way, aún frente a una escuela primaria para sordos, a un promedio de 64 mph en una zona de 25 mph.

Los conductores en Dewey Avenue no son mucho mejores, con 62 mph en una zona de 25 mph. Y en la noche los números empeoran.

En Queens, los conductores en el East Meadow Lake Bridge también corren a una velocidad promedio de 62 mph, según datos recolectados por la empresa de tecnología Dash, citada por New York Post.

La calle con mayor velocidad en Brooklyn es 26th Avenue en Bensonhurst y Gravesend, donde van a un promedio de 58 mph, más del doble del límite. Según los residentes, los conductores ni siquiera frenan ante los obstáculos a la velocidad.

Los bordes exteriores de Manhattan, incluidos sus extremos norte y sur y el Lower East Side, tienden a atraer a los conductores amantes del acelerador.

West 158th Street en Washington Heights tiene el peor promedio en el condado: 47 mph. Y en el Bajo Manhattan, los conductores en Cherry Street y Peck Slip se disparan a un promedio de 39 mph.

Mientras tanto, los conductores más veloces en Staten Island se mueven en Elvin Street, donde promedian 47 mph.

“Queremos cambiar los hábitos de manejo de las personas de manera positiva”, dijo Jamyn Edis, uno de los fundadores de Dash, que tiene alrededor de 35 mil usuarios en la ciudad de Nueva York. La compañía de monitoreo del volante y consumo de gasolina fue creada junto a Brian Langel, luego de que ambos tuvieran parientes involucrados en  accidentes viales serios.

Debido a las fallas en el servicio y seguridad en el subterráneo, ha crecido el número de neoyorquinos desplazándose en vehículos.

La llamada “Ley de responsabilidad del conductor imprudente”, presentada por el concejal Brad Lander, propone que vehículos de los infractores sean decomisados para obligar a sus dueños a seguir un curso de manejo seguro.