La polémica por el agente de ICE señalado como “nazi” por un tatuaje

La agencia federal explica el significado del dibujo
La polémica por el agente de ICE señalado como “nazi” por un tatuaje
Justin Gaertner labora en el área de investigaciones especiales de ICE.
Foto: ICE.GOV

La oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) defendió al agente Justin Gaertner, un veterano que peleó en Afganistán, luego de que la periodista del New Yorker, Talia Levin, afirmara que el tatuaje en el codo izquierdo del oficial era una cruz nazi.

Después de que ICE explicó que lo que representa la cruz, la periodista cerró su cuenta de Twitter.

“Justin Gaertner es un infante de marina estadounidense herido de combate que continúa sirviendo a su país como analista forense de informática de ICE, ayudando a resolver casos criminales y rescatando a niños maltratados. El tatuaje que se muestra aquí es el símbolo de su pelotón mientras luchaba en Afganistán“, afirmó la oficina migratoria.

En una explicación más amplia, la agencia menciona a la periodista de la revista neoyorquina, quien en su blog se describe como “fact checker”, pero es una experimentada periodista que ha colaborado con varios medios neoyorquinos, incluida la famosa “Village Voice”, que recientemente decidió sólo publicar en línea.

“El fin de semana, en redes sociales se compartió un tuit de la reportea del New Yorker, Talia Levin, quien erróneamente implica que el tatuaje de uno de los brazos era una Cruz de Acero y escencialmente lo califica como nazi”, indica ICE en su comunicado. “Levin borró su publicación después de que veteranos respondieron que ese tatuaje parecía a una cruz maltesa, símbolo asociado con los luchadores. El tatuaje en su codo izquierdo es de hecho ‘Titan 2’, el símbolo de su pelotón durante su pelea en Abganistan”.

La agencia considera que la periodista debería disculparse, así como la revista para la cual trabaja.

“Cualquiera que pone de frente sus opiniones políticas, pero en detrimento de un héroe americano debería ofrecer una disculpa pública y retractarse sobre Gaertner. Esto incluye a Levin y al New Yorker, apunta.