Alcalde De Blasio ofrece refugios a boricuas víctimas de huracán María

Foto: El Diario

Este sábado 30 de junio cientos de puertorriqueños víctimas del Huracán María, que están alojados en diferentes hoteles de Nueva York bajo el Programa de Asistencia de Albergue Transitorio de FEMA (Agencia Federal de Manejo de Emergencias), deberán abandonar sus habitaciones al vencerse el plazo del programa. Y mientras el Gobierno federal insiste en que no pagará más por su estadía, la Administración De Blasio acaba de anunciar que la Ciudad los acogerá dentro del sistema de refugios de la Alcaldía y los transportará a hoteles y albergues. En total se estima que entre 600 y 700 boricuas pasen a engrosar la cifra de 60,000 desamparados en la Gran Manzana.

Así lo dio a conocer la Alcaldía tras explicar que, a través de la organización Caridades Católicas, un total de 108 familias damnificadas serán llevadas a hoteles manejados por el Departamento de Desamparados de la Ciudad y al mismo tiempo tendrán acceso a otros servicios sociales y educativos.

“La Administración Trump abandonó a los refugiados de Puerto Rico en la ciudad de Nueva York y el alcalde de Blasio no hará lo mismo”, dijo José Bayona, vocero de la Alcaldía, destacando que las familias recibirán transporte desde los hoteles donde actualmente están albergados hacia los hoteles manejados por la Ciudad que serán su nuevo refugio. “Protegeremos a nuestros compatriotas estadounidenses y haremos todo lo que podamos para ayudarlos a recuperarse”.

Eventualmente personal de los albergues se reunirá con las familias para ayudarlas a solicitar formalmente refugios y evaluar su elegibilidad para permanecer en el sistema.

Además de las 108 familias que perderán su vivienda temporal de FEMA, otras 134 que no califican para el programa están en proceso de solicitar refugio a través del Departamento de Desamparados.

El plan de la Administración De Blasio también involucrará al Departamento de Educación (DOD) para que trabaje con las familias, a fin de que los niños puedan ser ubicados en escuelas y tratar de ubicar a jóvenes en programas de trabajo juveniles de verano.

El presidente del Concejo Municipal Corey Johnson, advirtió que Nueva York no dará la espalda a las víctimas de María que huyeron a la Gran Manzana tras la destrucción de sus hogares en Puerto Rico.

“La Ciudad de Nueva York está ayudando a nuestros amigos y compatriotas estadounidenses de Puerto Rico y no podría estar más orgulloso. Estas víctimas de la tormenta ya han pasado por suficientes cosas y no merecen ser arrojadas a las calles”, dijo Johnson.

Héctor Figueroa, presidente de la unión sindical 32BJ y miembro del Comité directivo de la organización Vamos4PR, que ha ayudado a las víctimas del Huracán María, agradeció la manera proactiva como el alcalde De Blasio y el Concejo han manejado el tema de los damnificados boricuas.

“Estos refugiados no tienen adónde ir. Son los enfermos, los ancianos, aquellos que perdieron sus hogares, sus seres queridos y sus empleos. Necesitamos que otros líderes estatales y locales también den el paso y brinden la asistencia necesaria para ayudarlos a recuperarse y reconstruir sus vidas”, dijo Figueroa.

Piden techo permanente

Pero la oferta de ayuda de las autoridades locales no convence a muchos de los damnificados como Yoselín Quiñones, una enfermera de 28 años, quien tendrá que irse este sábado junto a su hija de 9 años y su madre, quien padece cáncer, del cuarto de hotel donde el Gobierno federal las refugió a finales del año pasado en Whitestone, Queens.

“Nosotros somos más de 200 familias que nos hemos unido y no estamos de acuerdo con el plan del Alcalde ni mucho menos con el abandono del Gobierno federal que por mensaje de texto nos mandaron el aviso de que tenemos que regresar a Puerto Rico, donde nuestras casas son inhabitables”, dijo la damnificada, quien instó al mandatario local a que genere un programa de subsidios de renta efectivo y permanente.

“Ahora que el Alcalde diga que nos va a mover a otro sitio no me parece una buena opción, porque no necesitamos más refugios después de ocho meses de estar aquí. Lo que le pedimos es que nos dé ayudas para cubrir los costos de apartamentos propios, no que nos pague todo, pero que nos dé un techo”, agregó la boricua.

Asimismo Sonia Velásquez, de la organización YNCA, que ha ayudado a los afectados, agradeció las buenas intenciones de De Blasio, pero las calificó de insuficientes.

“No podemos ser injustos y hay que admitir que el Alcalde siempre está tratando de ayudar, mucho más que el Gobernador y que el Gobierno federal, es obvio, pero no puedo apoyar un plan para mover a estas personas a hoteles refugio, pues eso muestra que en ocho meses que han pasado la Ciudad no ha creado un plan B”, dijo la activista, quien anunció que el próximo viernes habrá una demostración donde cientos de damnificados se manifestarán en Brooklyn contra el plan del mandatario.

“Con ese plan no estamos de acuerdo, especialmente porque va a ser un trauma más para los niños que muchos ya han ido a dos o tres escuelas en menos de un año, lo que es un impacto sicológico muy grande”, concluyó la activista.

La Ciudad aseguró que si algún damnificado necesita ayuda para obtener refugio puede llamar a la línea 311.