Misterio rodea muerte de salvadoreño Edwin Garcia en encuentro con NYPD

El inmigrante discutió con un compañero de habitación, y allí acudieron 10 agentes para retenerlo y el suceso resultó en la muerte del hombre de 41 años

Misterio rodea muerte de salvadoreño Edwin Garcia en encuentro con NYPD
Los servicios de emergencia intentan reanimar a Edwin García en su apartamento de East Harlem.
Foto: Daily News Video

Tras 15 años en este país, Edwin García planeaba volver a El Salvador para Navidad par a ver a su mujer y tres hijos, pero un extraño suceso en el que se vieron envueltos 10 agentes del Departamento de Policía Nueva York (NYPD) terminó en su muerte.

Tenía 41 años, vivía en la calle 116 en East Harlem con su hermano y una pareja con la que no tenía vínculos familiares. Trabajaba día y noche, siete días a la semana, para enviar dinero a su familia en El Salvador.

Alrededor de las 2 a.m. del pasado 27 de mayo, García discutió con su compañero de apartamento. La mujer del hombre llamó al 911 y la policía reportó un “persona emocionalmente perturbada”. Para cuando los agentes de NYPD llegaron, el hermano y el compañero de apartamento lo habían controlado.

La Policía arrestó a García, que había estado tomado tequila un rato antes. Pero elencuentro con los agentes resultó en la muerte del este inmigrante indocumentado.

Un vídeo de seguridad, al que tuvo acceso el Daily News, muestra lo qué sucedió después: García se resistió a la detención en las escaleras y siete agentes le forzaron contra el suelo, pero fuera del campo de la cámara de seguridad. Por ello, aunque se ve a los agentes actuar sobre el detenido, lo que realmente sucedió es un misterio.

Los agentes retuvieron al detenido hasta que llegaron los servicios de emergencia (EMT), para entonces García ya se encontraba inconsciente. Uno de ellos le practicó la maniobra de reanimación cardiopulmonar y lo trasladaron al hospital, pero una vez allí sólo pudieron certificar su muerte.

La Oficina del Médico Forense todavía debe determinar la causa oficial de la muerte, pero los familiares aseguran que si la policía no hubiese acudido al domicilio aquella mañana, Edwin seguiría vivio.

“Si llamas a la policía, se supone que deben ayudarte. No pensamos que terminaría muerto”, dijo su hermano Marvin en declaraciones recogidas por Daily News.

La investigación está ahora en manos de la división de investigación de NYPD y la oficina del fiscal general del estado de Nueva York.

Una decena de agentes intervinieron en la detención de Edwin García / FOTO: Daily News Video.

El caso de Edwin García sólo es el último de una serie de sucesos que comenzaron con la llamada al 911 por una discusión personal y termina en tragedia. En la ciudad de Nueva York se dieron ocho casos similares en el último año.

Sus familiares aseguran que no sufría de problemas mentales y que no se conocían deficiencias en su salud.

Sin conocer la causa de la muerte y con las imágenes incompletas de la cámara de videovigilancia, es difícil establecer por el momento cuál fue el papel de la policía en la muerte de Edwin García.

Buscaba el ‘Sueño Americano’

García entró en los Estados Unidos en 2002, dejando atrás a su mujer y tres hijos (dos niñas y un niño, todos menores de cinco años), con el objetivo de enviar dinero a su país.

Su familia era muy pobre, ni siquiera tenían una casa en propiedad”, dijo el tío de Edwin, Adan Lovato.

García comenzó trabajando por la noche en una tienda hasta que abrió un taller de reparación de ventanas de autos en Long Island City (Queens) en 2005. El día de su muerte lo pasó trabajando en la reparación de algunos autos.

Bebió tequila tras cerrar el negocio y su hermano Marvin se lo encontró dormido en el sofá cuando regresó a la casa a las 10 p.m. Como a la 1:50 a.m. Marvin se despertó y encontró a Edwin discutiendo con el otro compañero de apartamento.

“Nosotros éramos dos hombres y conseguimos controlarle, ¿era necesario que vinieran diez agentes?”, se preguntó Marvin.

“En el video no se ve claro qué sucedió, pero siento que le mataron”, afirmó su tía Elena García.