Familia de Eric Garner cumple cuatro años pidiendo justicia

Exigen que se realice una investigación de inmediato del NYPD en contra de los policías involucrados en la muerte del civil en Staten Island

“¡Despídelos ahora! ¡Despídelos ahora! Ese fue el grito unísono que se escuchó este martes en las escalinatas del City Hall, durante una demostración para pedir justicia  y conmemorar el cuarto aniversario de la muerte de Eric Garner, un hombre afroamericano que perdió la vida a manos del oficial de policía Daniel Pantaleo, quien le aplicó una llave de estrangulamiento en julio de 2014 durante un procedimiento de arresto en Staten Island.

La madre de Garner, Gwen Carr, junto a representantes de organizaciones que defienden la justicia para comunidades minoritarias y oficiales electos, exigió al Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), que comience una investigación de inmediato contra los agentes. Ella aseguró que aún hay seis oficiales que no han sido identificados y que también son culpables de la muerte de su hijo.

“Han pasado cuatro años y aún no hay justicia en el caso de mi hijo”, dijo Carr, quien criticó la decisión de la Uniformada de esperar hasta comienzos de septiembre para comenzar un proceso contra los oficiales, si el Departamento de Justicia federal (DOJ) no les impone cargos criminales hasta esa fecha.

“En las comunidades de color también deben tratarnos con dignidad, así como tratan a otras comunidades”, pidió la madre. “Necesitamos los nombres de quienes mataron a mi hijo. No es posible que cuatro años después todavía sigan trabajando como si nada hubiera pasado”.

Carr se refiere a una carta publicada el lunes, en la que Lawrence Byrne, subcomisionado de Asuntos Legales del NYPD, le escribió al DOJ para decirle que de no tener una decisión sobre los cargos antes del 31 de agosto, el NYPD procederá con una investigación propia.

Carta del NYPD

“Miembros del público en general y la familia Garner, en particular, están impacientes con el hecho de que el NYPD no ha procedido con nuestros procedimientos disciplinarios, y tienen dificultades para comprender la decisión de aplazar una investigación penal federal que parece no tener fin”, señala la carta.” El NYPD ha llegado a la conclusión de que, dado el extraordinario tiempo transcurrido desde el incidente sin una decisión final sobre la investigación criminal del Departamento de Justicia, cualquier demora en seguir adelante con nuestros propios procedimientos disciplinarios no puede justificarse por más tiempo”.

Juan Cartagena, director de LatinoJustice, una organización que defiende los derechos humanos y lucha contra la discriminación, aseguró que la postergación de la investigación es inadmisible.

“Cuatro años para que una persona sea despedida por una violación de sus propias regulaciones es absurdo”, dijo Cartagena. “No puedo creer que una persona a la que le pagan con nuestros impuestos no sea responsable de sus acciones como los demás lo somos en nuestros trabajos”.

Entre tanto, el alcalde Bill de Blasio dijo en el programa Inside City Hall que cree que el NYPD está haciendo lo correcto.

“Ellos [NYPD] están diciendo: miren, se han dado muchas oportunidades, y el Departamento de Justicia fue muy claro en este caso y muchos otros, que no querían que el proceso interno del NYPD siguiera adelante cuando están en el medio de su investigación”, explicó el Alcalde. “Así que el NYPD esperó, pero ha llegado al punto en que, por razones que no entiendo, nunca obtuvimos una respuesta clara del Departamento de Justicia. Creo que el NYPD ahora está en camino, y le están dando al Departamento de Justicia una última oportunidad en caso de que quieren actuar, pueden hacerlo”.

En un comunicado compartido por CNN, el DOJ indicó: “Como los funcionarios del Departamento de Justicia informaron al Sr. Byrne esta primavera, el Departamento de Policía de Nueva York puede seguir adelante con sus procedimientos disciplinarios. La carta del Sr. Byrne no tiene ninguna incidencia en la decisión. El Departamento no puede hacer más comentarios en este momento”.

Sonados casos de civiles muertos a manos del NYPD

325 neoyorquinos han muerto en casos de brutalidad policial en los últimos años, según datos de la Coalición 22 de Octubre de NYC y Padres Contra la Brutalidad Policial

1994 Anthony Báez en El Bronx

1999 Amadou Diallo, en El Bronx

2014 Eric Garner, en Staten Island

2014 Rafael Laureano en Brooklyn

2014 Akai Gurley en Brooklyn

2015 Miguel Espinal en Yonkers

2016 Richard González en El Bronx