Nueva York grita al vicepresidente Pence: “Devuelvan a los niños”

Visita del representante del Gobierno fue recibida con protestas tras cuatro días del incumplimiento de la orden judicial de reunificar a los menores que fueron separados de sus padres en la frontera
Nueva York grita al vicepresidente Pence: “Devuelvan a los niños”
Manifestantes protestaron en Manhattan contra visita de Pence

El vicepresidente Mike Pence y la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) Kirstjen Nielsen, llegaron a la ciudad de Nueva York este martes para hablar de asuntos de seguridad con mucho entusiasmo, pero su visita no fue bien recibida.

Decenas de manifestantes se plantaron a las afueras del edificio Alexander Hamilton U.S Custome House, en Manhattan, para exigir al Gobierno federal que cumpla a la brevedad con el mandato judicial de reunificar con sus padres a todos los menores que fueron separados en la frontera, de los cuales menos de 100 todavía están en Nueva York a la espera de ser entregados a sus familias.

“Devuelvan a los niños”, “devuelvan a los niños”, fue la frase que repitieron una y otra vez los participantes en la protesta, convocada por las organizaciones NYCLU y ACLU, para señalar a la Administración Trump por su política “cruel” e “inhumana” de separar familias.

“Queremos decirle a Pence y al gobierno Trump que nosotros vamos a seguir aquí exigiendo que respeten los derechos de los niños y que los regresen con sus familia, porque como país tenemos la responsabilidad de protegerlos y ni Pence ni Trump están cumpliendo con eso”, aseguró Isabel Leyva, organizadora de NYCLU. “Ellos están adentro, pero sabemos que tienen un poquito de miedo de vernos aquí y les decimos que no vamos a parar hasta que se frenen las políticas anti-inmigrantes”, agregó la joven, hija de padre mexicano.

Unidos en una sola voz

Therese Patricia Okoumou, la inmigrante originaria de la República del Congo que el pasado 4 de julio se subió a la Estatua de la Libertad para protestar contra el trato del Gobierno Trump a los inmigrantes, también se sumó a la protesta. Con un cartel pidiendo respeto a los niños, la activista, quien este viernes deberá ir a la corte por los cargos penales que recibió por el hecho, hizo un llamado a las diferentes comunidades para que se unan en una sola voz contra las arbitrariedades federales.

“Tenemos que seguir peleando juntos para tener justicia. Tenemos que olvidarnos del miedo o del estigma que nos quieren poner haciéndonos creer que por ser inmigrantes somos malos. Esta es una nación de inmigrantes y eso va a prevalecer por encima del hombre ese que está en la Casa Blanca”, comentó la manifestante.

El salvadoreño Lucas Ortega aseguró que además de la exigencia para que el Gobierno resuelva pronto “el caos” generado con los niños separados de sus familias la protesta pretendía que el vicepresidente y la Secretaria del DHS escucharan de primera voz el clamor para que pongan fin a ICE.

“Este Gobierno está abusando de su autoridad y lo que pedimos es que entreguen a los niños ya y por ahí mismito acaben con ‘La Migra’ que solo se ha vuelto un instrumento de persecución y miedo”, dijo el inmigrante.

Asimismo Ann Shizari, del movimiento “Rise and Resist”, manifestó que las autoridades deben pedirle cuentas a Trump por sus acciones contra los menores, que en su opinión, contemplan un delito.

“Hoy quiero decirle a Nielsen y al tipo ese que está en Washington que en este país, diga lo que él diga, todas las personas son bienvenidas. Es terrible la política de deportación que ha promovido contra personas que vienen en busca de una vida mejor”, dijo la activista. “Lo que está haciendo con los niños es secuestro. Esta administración está envuelta en eso, está robándole los niños a sus padres y tiene que responder por eso”.

Luego de más de una hora de lanzar arengas, en medio de un amplio dispositivo de seguridad ante la presencia de los visitantes de la Casa Blanca, los manifestantes reiteraron que seguirán luchando por los derechos de los inmigrantes.

“Si vienen por uno, se las tendrán que ver con todos nosotros”, fue la frase con la que cerraron su acto de “bienvenida” a Pence y Nielsen.