¿De dónde son los tacos?


Cuando la semana pasada Tucker Carlson le dijo a Enrique Acevedo durante una entrevista en FOX NEWS que los tacos eran una comida americana y que Acevedo no se podía apropiar de su cultura porque… “yo soy de San Diego, man. Esos tacos son míos, ¡míos”…. me dio vergüenza ajena.

Ya el problema no es solamente que Tucker no sepa de dónde son los tacos. Ni que a Acevedo le pregunten si los latinos debemos o no atacar al Chef Domenic Laurenzo porque se sintió orgulloso de atender al Fiscal General Jeff Session (cuya política es cero tolerancia a los inmigrantes indocumentados) en la Cantina “El Tiempo” en Houston.

El problema es que cualquier noticia que tenga que ver con nuestra gente en este país se está convirtiendo en una oportunidad para atacarnos, para humillarnos, para hacernos sentir culpables y avergonzados de ser latinos.

Y eso no podemos permitirlo.

El Señor Tucker, con su risita burlona y sus chistes flojos, no predicó con el ejemplo, y se transformó al final de la entrevista en lo mismo que atacó cuando la inició: en un periodista parcial que envolvió sus garras en ironía con el único propósito de poner a Acevedo contra la pared.

Pero no lo logró.

Acevedo supo capotear con rapidez y elegancia, las preguntas, la ironía y los chistes malos de Tucker. Y lo mejor de todo fue que sus respuestas llenas de información precisa y clara le permitieron a la audiencia de FOX News escuchar otro punto de vista.

Y eso es más necesario que nunca en estos momentos.

Lo que se suponía que iba a hacer una entrevista sobre la controversia de la visita de Sessions a un restaurante mexicano de Houston, se convirtió de pronto en la noticia del #TacoTantrum.

En esa misma semana, oficiales de ICE arrestaron al mexicano Joel Arrona en California cuando se detuvo a poner gasolina mientras llevaba a su esposa María del Carmen a dar a luz a su hijo.

Ella tuvo que llegar sola al hospital porque “La Migra” se llevó a su marido. Y sola, por culpa del arresto de su marido, tuvo a su quinto hijo.

Un quinto hijo que es tan americano como Tucker y como Trump, y que cuando sea mayor se enterará que gracias a la política de cero tolerancia de un señor que visitaba restaurantes mexicanos pero atacaba a esa cultura y a ese Presidente que le decía animales a los inmigrantes, su papá no pudo acompañar a su mamá el día que él nació. Ese bebé, cuando crezca seguramente si sabrá, y con mucho orgullo, de donde son los tacos.

Sobre la autora

Luz María Doria es inmigrante colombiana, periodista, productora ejecutiva de Despierta América y autora del libro “La Mujer de mis Sueños”. Podrán encontrar su columna cada lunes en nuestro diario impreso y en este sitio web.