Alerta por ataques con sustancias extrañas en dos buses MTA

La violencia en el subterráneo se expande al asfalto
Alerta por ataques con sustancias extrañas en dos buses MTA
Dos incidentes en menos de 24 horas
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Dos autobuses de la ciudad tuvieron incidentes con una sustancia nociva esta semana.

Primero, en un autobús B15 que corre entre el aeropuerto JFK y Bedford-Stuyvesant en Brooklyn. Poco antes de las 5 p.m. del jueves, un pasajero roció una sustancia desconocida entre los usuarios, provocando un desalojo del autobús cerca de la esquina de East 98th Street y Blake Avenue.

Los policías encontraron el pote de aerosol, pero aún no habían descifrado su contenido.

Horas después, alrededor de las 4:30 a.m. del viernes, el mismo pasajero se enfureció cuando el conductor no pudo detenerse en las avenidas Rockaway y Hegeman en Brooklyn debido a una construcción. El hombre sacó una lata gigante y la roció en la ventana que protege la cabina del conductor.

“Los vapores que contenía me asfixiaban y me quemaban los ojos”, dijo el conductor, que pidió no ser identificado, citado por New York Post. “Tuve que saltar del autobús”.

El conductor y algunos de los pasajeros fueron llevados al Hospital Brookdale.

El sindicato de tránsito de la ciudad dijo que los incidentes muestran los peligros que enfrentan los empleados de MTA.

La violencia contra los trabajadores no es nueva. “Está sucediendo más porque hay muchas demoras y los pasajeros se desahogan con quien está frente a ellos“, dijo en junio Crystal Young, líder sindical de TWU.

La semana pasada la Autoridad de Tránsito (MTA) aceptó el pedido de los empleados del Metro de dotarlos con cámaras corporales para paliar el auge en los ataques de los pasajeros frustrados.

El número de usuarios de autobuses comenzó su declive actual en 2014, según el último informe de la Autoridad de Transporte de la ciudad (MTA).

Imagen del sospechoso