Hombre de Queens vive de recoger joyas caídas en calles de NYC

Hombre de Queens vive de recoger joyas caídas en calles de NYC
En el apuro, muchos dejan caer piedras valiosas
Foto: Shutterstock

Raffi Stepanian se gana la vida agachado, pescando con pinzas trozos de diamantes, rubíes, platino y oro en las aceras del distrito joyero de Midtown.

“Las calles están literalmente pavimentadas con oro”, dijo un vertiginoso Stepanian, residente de Queens de 43 años, en declaraciones a New York Post.

El experto joyero independiente revisa el sucio “muy valioso” de la ciudad, donde ha encontrado pedacitos de diamantes y rubíes, trozos de platino, lazos industriales de oro blanco para el ensamblaje de la joyería, respaldos de pendientes dorados, bucles de cadenas rotas, relojes, broches y collares, todos descuidadamente caídos por los transeúntes.

Dice que el reluciente material a veces al caer se pega a chicles. “El porcentaje de oro aquí en la calle es mayor que la cantidad de oro que encontrarías en una mina (…) Estás recogiendo el oro que deja la industria”.

Cerca de allí, en el estudio de un amigo “sacude” las partículas preciosas como un prospector a la antigua, a mano, en un pequeño recipiente de metal con agua y un colador.

En seis días, dice, recolectó suficiente oro para dos ventas por un total de $819 dólares en la calle 47. La idea de minar las aceras le vino después de encontrar restos de oro en el piso de una oficina de intercambio de diamantes.

“Esto fue ensayo y error. Una vez que encontré una [pieza], pensé que tenía que haber muchas más”, comentó.

“Las piedras ya están cortadas y fabricadas, es un paso por encima de una mina”, agregó. “Los estoy encontrando ya cortadas y pulidas”.

“Sólo tienes que ponerte de rodillas y conseguirlo”, explicó. “Es el mismo principio de recoger latas en la calle y canjearlas por monedas de cinco centavos. Es canje de oro reutilizable. Éste es el oro que ha estado en esta calle durante 60 años. Sé cómo mirar, y sé dónde buscarlo”.

Los espectadores lo miran asombrados. Un comerciante notó a Stepanian cavando en la acera afuera de su tienda, y dijo riendo: “La mitad probablemente sea mía”.

“Todo el mundo está siempre corriendo, y todos siempre están perdiendo algo”, admitió otro comerciante. “Tarde o temprano, vas a encontrar un diamante”.