7 maneras de mantenerte motivada cuando sientes que no quieres hacer nada

¡Mientras menos distracciones tengas, más productiva serás!
7 maneras de mantenerte motivada cuando sientes que no quieres hacer nada
Darte una recompensa cuando alcanzas un éxito te mantendrá motivada.
Foto: C00 License

La motivación es un impulso humano necesario que te empuja a alcanzar los resultados decisivos y deseados en tu vida.

Si pospones todas las tareas diarias hasta el día de mañana, descubrirás rápidamente que nada llega a buen término, por lo que te quedas atrapado en una burbuja que inhibe tu progreso.

La única forma de avanzar es seguir caminando, y no se puede llegar a ninguna parte con los pies firmemente plantados en el suelo. La motivación no solo es necesaria para el éxito sino también para la felicidad.

Sin entusiasmo y ambición en tu vida, rápidamente te darás cuenta de que la falta de sustancia y significado detrás de las acciones provocará una espiral descendente hacia el fracaso y el disgusto.

Cuando encuentras el incentivo para levantarte y hacer un cambio, te pones en una posición de mayor éxito.

¿Tienes un objetivo en mente pero le falta el impulso para poner sus objetivos en práctica? Revisa esta lista de maneras simples de motivarte, incluso cuando sientes que no quieres hacer nada.

¡Toma nota!

1. Conoce tu significado

¿Por qué te levantas temprano un domingo por la mañana cuando en realidad puedes quedarte acostado hasta el mediodía?

Si tu mente considera que la inactividad es preferible que alcanzar tus objetivos, es posible que desees cambiar tu forma de pensar para encontrar un sentido de importancia en los objetivos que te esfuerzas por alcanzar.

Asegúrate de darle un sentido de importancia a cada objetivo. Puedes indicar lo que desees cambiar en tu vida, pero solo encontrarás la unidad para completar esos primeros pasos cruciales de transformación, cuando determines el porqué.

2. Mantén un planificador

Cuando escribes tus objetivos en un papel, es mucho más probable que los materialices.

Organiza un planificador con tus objetivos principales para verlos fácilmente. Un planificador con una lista diaria de objetivos te dará la motivación para alcanzar tus objetivos paso a paso.

Cuando sabes qué pasos debes seguir para alcanzar tus objetivos, es más probable que te motives a completarlos.

3. Escucha tus canciones favoritas

¿Alguna vez has intentado hacer ejercicio en completo y absoluto silencio?

Si lo has hecho, sabes cuán tremendamente doloroso es subirte a esa cinta cuando no hay un solo sonido sensorial que te distraiga.

No es un secreto para nadie que escuchar tus canciones favoritas puede aumentar tu nivel de producción y de impulso.

4. Sé tu propio fan

Es completamente razonable sentirte agotado o desmotivado para seguir moviéndote cuando lo que deseas es descansar. Recuerda, motivarte no siempre es fácil.

Es importante recordar que el trabajo requiere de un progreso continuo y que los resultados pueden no ser inmediatos. Nunca te detengas en el fracaso, y mantén tus ojos en el éxito.

5. Recompénsate a lo largo del camino

A veces, encontrar la motivación para hacer las cosas puede ser difícil. Esto es especialmente cierto en la fuerza de trabajo, donde las horas en tu oficina pueden hacer que te preguntes por qué estás haciendo tus tareas.

Una serie de pequeñas recompensas pueden ayudarte a encontrar interés en tus deberes, motivándote a obtener una sensación de retorno inmediato de tus acciones.

Si tienes una lista interminable de tareas acumulándose en la oficina, reduce tu carga de trabajo a una cantidad manejable dándote un período de descansos entre cada trabajo completado.

Una vez que termines una tarea, prémiate con lo que más te guste, pues solo así te mantendrás motivado.

6. Deja de tener miedo

La ansiedad y el miedo desafían tu capacidad de encontrar motivación. Si anticipas un resultado no deseado o bajos niveles de rendimiento, puedes cuestionar tu deseo de hacer un esfuerzo, o de incluso intentarlo.

¡Deja de preocuparte por lo que pueda suceder!

7. Elimina las distracciones no deseadas

Tienes un mundo de distracciones al alcance de tu mano. Desde teléfonos celulares y computadoras portátiles, hasta tabletas y televisores, no es de extrañar que incluso levantarte de la cama se convierta en una tarea difícil por sí solo.

Si deseas hacer algo, tendrás que eliminar las distracciones no deseadas que puedan impedirte cumplir las tareas más esenciales. Un ejemplo de esto es considerar la posibilidad de instalar un bloqueador de sitios web que obstaculice tu capacidad de desviarte durante todo el día.