Niños protestan contra JPMorgan por invertir en centros de detención de ‘La Migra’

Piden a CEO que no invierta en sitios que "encierran a menores"
Niños protestan contra JPMorgan por invertir en centros de detención de ‘La Migra’
La protesta se realizó a las afueras de las oficinas de JPMorgan en Midtown.
Foto: Cortesía

La muerte de Mariee, una pequeña de 19 meses, que según su madre, falleció seis semanas después de ser liberadas de un centro de inmigración en Texas, debido a la falta de atención médica de oficiales de ICE, llevó a que un grupo de niños y jóvenes protestaran este martes a las afueras de las oficinas de JPMorgan en Midtown en rechazo a la detención de menores.

De acuerdo con la organización de inmigrantes Make The Road NY, la protesta se realizó para responsabilizar a Jamie Dimon, CEO de JPMorgan Chase, por la financiación del Grupo GEO y CoreCivic, las dos compañías privadas de detención de inmigrantes y prisiones más grandes del país.

Summer V., de 10 años, hija de una trabajadora doméstica inmigrante, pidió que se deje de invertir en estos centros de detención que “encierran a niños”.

“Chase necesita dejar de dar dinero a prisiones privadas que encierran a niños como yo después de haber sido separados de sus padres. Está mal y lastima a las familias”, indicó la menor. “Los niños merecen estar a salvo y protegidos, no tras las rejas”.

La menor se unió a otros hijos de trabajadoras domésticas y empleadores, así como a un grupo de inmigrantes que lideran la actual campaña de Patrocinadores del Odio en medio de un tribunal simulado que incluyó elementos visuales y cánticos creativos en los que mostraban los supuestos abusos que financió JPMC.

“Como madre, las historias sobre el trauma infligido a los niños y sus padres por la política de la Administración Trump de separar familias en la frontera son casi insoportables para testificar”, apuntó Rachel Kahan, una niñera y empleadora de Hand in Hand: The Domestic Employers Network. “Creo que todos los estadounidenses deberían pedirle a nuestro gobierno que ponga fin a la separación familiar, pero creo que aquellos de nosotros que empleamos inmigrantes en nuestros hogares tenemos la obligación particular de hablar claro. Nos beneficiamos de sus talentos, su trabajo y su papel en nuestras comunidades, y depende de nosotros apoyarlos y defenderlos en su nombre”.