¿Corres mucho y no bajas de peso? Descubre en dónde está el problema

Son varias las razones, desde la sobrealimentación hasta la intensidad del entrenamiento, y el tiempo que necesita tu cuerpo para recuperarse
¿Corres mucho y no bajas de peso? Descubre en dónde está el problema
Hay razones que explican esto y la primera pudiera ser la sobrealimentación, lo que significa que estás consumiendo más calorías de las que tu cuerpo necesita.
Foto: Pixabay

Correr es una de las prácticas más efectivas para bajar de peso. Sin embargo, es probable que tu situación actual sea que corres varios días a la semana por un periodo de 45 minutos a 1 hora y no estás viendo los resultados que deseas.

La nutricionista diestista Cristina Muñoz explica las razones más comunes que no te ayudan a bajar de peso y ofrece algunas recomendaciones para que puedas llegar a la meta.

1. Sobrealimentación

Hay razones que explican esto y la primera pudiera ser la sobrealimentación, lo que significa que estás consumiendo más calorías de las que tu cuerpo necesita.

“Muchos corredores, el día antes de salir a correr, se preparan y utilizan alimentos altos en carbohidratos para lograr hacer su corrida al día siguiente. De igual manera, comen más después de hacer el ejercicio al pensar que han quemado tantas calorías y se premian con un buen desayuno luego de su corrida, pero realmente no han quemado tantas calorías”, indica la nutricionista diestista.

En unos 45 minutos de carrera a ritmo constante probablemente quemes entre 300 a 350 calorías, lo que no es tanto, por lo que debes tener cuidado de no arruinarlo después con una excesiva ingesta de calorías.

Pareja perfecta:
La alimentación sana juega un papel fundamental para bajar de peso y va de la mano con la actividad física. No consumir los alimentos correctos en tu dieta podría arruinar tu objetivo, por lo que Muñoz recomienda cambiar tu alimentación, hacer conteo de carbohidratos y las combinaciones correctas a la hora de alimentarte para así ayudar en la pérdida de peso.

Recomendaciones para llevar un plan de alimentación saludable:
Según la licenciada, una alimentación completa y balanceada incluye consumir una gran variedad de alimentos, que aporten todos los macro y micronutrientes necesarios para el organismo, tales como: farináceos, frutas, lácteos, proteínas y grasas.
Es importante estar pendiente de las porciones consumidas de cada uno de estos grupos de alimentos, en especial, aquellos que aportan hidratos de carbono.
Logra una alimentación balanceada: 

  • Utiliza alimentos con alto contenido de fibra: vegetales, frutas, granos integrales y legumbres.
  • Planifica tus comidas.
  • Utiliza el método del plato.
  • Conoce el tamaño de tus porciones.
  • Lee las etiquetas nutricionales.
  • Haz conteo de carbohidratos.
  • No omitas comidas. Haz tus comidas o meriendas a tus horas.
  • Consume mucha agua.

Limita el consumo de: 

  • Alimentos con alto contenido de azúcar (dulces, postres, productos de panadería, jugos, refrescos, etc.)
  • Alimentos fritos, ricos en grasas saturadas
  • Alimentos con alto contenido de sodio (+140mg de sodio)
  • Bebidas alcohólicas

2. No varías el entrenamiento

La licenciada, quien además es triatleta, señala que otros de los factores que pudieran estar incidiendo es que estés haciendo el mismo tipo de entrenamiento.

“El cuerpo se adapta y si cada vez que salimos a correr hacemos lo mismo, el cuerpo se va acostumbrando y va quemando menos calorías. Por esto se debe crear una rutina de entrenamiento y alternar con diferentes tipos como: repeticiones, cuestas y cambios en la intensidad”, expresa.

3. La intensidad es siempre la misma

Cuanto mayor sea la intensidad, más calorías se queman. “Muchas veces, cuando decidimos cambiar nuestro plan de entrenamiento, lo que hacemos es cambiar el tiempo, pero se nos olvida la intensidad; la intensidad es más importante que el tiempo”, señala.

4. Añade otros deportes

Otras disciplinas como nadar, correr bicicleta y hacer pesas ayudarán a tonificar y desarrollar masa muscular, lo que te llevará a quemar más calorías y reducir el peso de la grasa. “Si solo corres, puede ser que poco a poco pierdas masa muscular y esto tendrá un efecto negativo. Al perder masa muscular, comienzas a quemar menos calorías”, sugiere.

5. Recuperación y descanso

El cuerpo tiene que recuperarse después de un entrenamiento y más cuando se entrena todos los días durante largos períodos de tiempo. La proteína juega un papel importante a la hora de la recuperación muscular, por lo que debes tener un consumo adecuado.

Para lograrlo y seguir corriendo, visita a un nutricionista para que junto a tu plan de actividad física te pueda crear un plan de alimentación de acuerdo con tus necesidades y puedas bajar de peso.