Trump enfurece y lanza “cacería” para ubicar a quien reveló información para libro en su contra

Además comparte en Twitter "desmentidos" de su equipo sobre afirmaciones del periodista Bob Woodward
Trump enfurece y lanza “cacería” para ubicar a quien reveló información para libro en su contra
El presidente Trjump busca saber quién habló con el periodista Bob Woodward.

El presidente Donald Trump tiene una misión privada que no inició con la publicación de ningún otro libro: ubicar a quien habló con el periodista Bob Woodward, autor del libro “Fear”.

“Quiere saber quién habló con Woodward”, dijo uno de los funcionarios consultados por CNN, que habló bajo condición de anonimato en medio de la atmósfera altamente tensa en la Casa Blanca, debido a la publicación del libro que ha obligado a la publicación de desmendidos de varios funcionarios, los cuales ha compartido el presidente Trump en su cuenta de Twitter.

La búsqueda de filtraciones dentro de su gobierno contrasta con la defensa de que el libro fue alimentado por “empleados descontentos”, ofrecido por la secretaria de prensa Sarah Sanders.

Una fuente cercana a la Casa Blanca dijo que las personas dentro de la Administración Trump están “frustradas porque saben que es verdad”. Agregaron que el presidente no desacredita a “Woodward, sino a quienes proporcionaron la información y sus motivos.

“No desacredita a Bob Woodward. Desacredita los motivos de las personas que proporcionaron la información”, dijo la fuente.

El presidente compartió varios tuits con las posturas de los miembros de su equipo, como el secretario de Defensa, Jim Mattis, quien supuestamente calificó al mandatario como alguien de “quinto grado”.

“Gracias general Mattis, ¡el libro es aburrido y falso”, expresó el mandatario. Mattis negó haberse referido de esa forma al presidente Trump.

Otro fue la postura del jefe de Gabinete, John Kelly, quien rechazó la idea de referirse al mandatario como “un idiota” y que, al contrario, es uno de sus más cercanos colaboradores.

“Gracias general Kelly, ¡el libro es total ficción!”, dijo el presidente.