Contralor denuncia que NYC perdió 1 millón de viviendas asequibles desde 2005

Un reporte de la Contraloría demuestra que cada vez es más difícil vivir en apartamentos de renta moderada y exige mayores protecciones legales para los inquilinos

Vivir en apartamentos de alquileres moderados en Nueva York se está convirtiendo cada vez más en un malabar para miles de familias, debido a la falta de leyes que protejan la renta asequible en los cinco condados de la Gran Manzana.

Así lo denunció este martes el contralor de la ciudad Scott Stringer, tras presentar un reporte en el que se estableció que en los últimos 12 años, se perdieron 1 millón de viviendas de renta asequible, beneficiando mayormente a los caseros.

El estudio reveló también otro dato sumamente preocupante para el funcionario y los defensores de los derechos de los inquilinos, que resume el panorama para los arrendatarios: En el 2005 el 74% de todas las viviendas alquiladas costaba $900 o menos y actualmente solo el 20% de los alquileres tienen ese precio. Además se estableció que hubo un aumento del 29.9% en las rentas por contrato, mientras que el ingreso de los hogares se ha incrementado en 8.7%, ampliando la brecha.

“Esta situación está dejando cada vez más familias trabajadoras con menos sitios asequibles, lo que agrava el problema de la crisis de vivienda en la ciudad y para muchas familias inmigrantes que vienen en busca de una vida mejor está siendo más difícil”, aseguró el Contralor, quien instó al Senado estatal a que, ahora que falta poco para que venza la actual regulación de rentas
y algunas protecciones en el 2019, se creen piezas de ley que protejan la vivienda asequible y a los inquilinos.

“Tenemos que asegurarnos de que los niños y nietos de las familias que han construido sus vecindarios no sean sacados de allí de repente por no pagar”, agregó Stringer, quien exigió al derogación de beneficios a los dueños de los edificios como el bono de vacancia, que les permite aumentar el 20% cuando un apartamento queda vacío, y la renta preferencial que permite cobrar legalmente un precio del mercado, que es más alto que el que empiezan pagando los inquilinos.

El Contralor agregó que en la última década la problemática de pérdida de alquileres asequibles se ha empeorado y aunque destacó que la Administración De Blasio ha impulsado un plan ambicioso para preservar y crear unidades asequibles, dijo que es insuficiente y la Ciudad debe reconsiderar algunas decisiones.

“La meta del Alcalde ha sido alta y ha tenido éxito, pero hay cosas que deben repensarse como los planes de rezonificación donde los límites para aplicar realmente no son asequibles”, dijo el funcionario, quien advirtió que si no se adoptan medidas inmediatas habrá caos.

Sonia Medrano, activista de inquilinos exige leyes estatales que protejan a inquilinos y la renta asequible y no a los caseros

“Si seguimos con acciones equivocadas, en 10 años vamos a tener una ciudad que no queremos para nuestros hijos y nietos, en la que va a haber un aviso de salida”, destacó Stringer advirtiendo que los neoyorquinos deben poder permanecer en la ciudad y no tener que irse a otros estados por no poder pagar las rentas de Nueva York.

El senador Brian Kavanagh destacó los datos del reporte como una herramienta útil para conocer la gravedad del problema y afirmó que urge que sus colegas actúen en Albany.

“Con esto entendemos más lo que está pasando y es el momento para que el Senado no se resista más a los cambios básicos que necesitamos. Tenemos la oportunidad de hacer cambios fundamentales, que el gobernador promueva una agenda progresista sobre este tema y crear un sistema que verdaderamente proteja a los inquilinos”, dijo el líder político.

Delsenia Glover de la organización Upstate/Downstate Housing Alliance, advirtió que en Nueva York la mitad de los inquilinos de bajos recursos pagan más del 50% de sus ingresos en alquileres y exigió leyes que cambien el escenario actual donde “se benefician los caseros” y se violan los derechos de los arrendatarios.

“Estamos en la peor crisis de desamparados que este estado ha visto desde la Gran Depresión: hay 63,000 personas durmiendo en refugios cada noche en esta ciudad y 89,000 en todo el estado y los datos de este informe demuestran que ha llegado el momento de devolver el poder a las personas y exigir que la legislatura de nuestro estado solucione esta crisis masiva”, dijo Glover.

Inquilinos con temor

La mexicana Fanny Luna, quien vive hace 20 años en un apartamento de dos cuartos en East Harlem, por el que paga $1,100, teme que si no hay cambios en las leyes, pronto su casero pueda cobrarle cientos de dólares más por estar bajo renta preferencial.

“El ‘landlord’ siempre está buscando la manera de hostigarnos para que nos vayamos, porque quiere rentar ese sitio en $3,000 y por eso no nos hace composturas y me preocupa que si le da por subirnos la renta no podamos pagar y tenemos que irnos”, aseguró la ama de casa, quien vive allí con su esposo, un mesero, y sus tres hijos.

Entre tanto, la dominicana Falconery Francisco, quien vive con su hermana en un apartamento en Brooklyn, confesó el mismo temor. “Yo he visto como han sacado a mucha gente de sus casas y lo hacen legalmente porque hay leyes que apoyan a los dueños”, dijo la inquilina.

Sonia Medrano, miembro de la organización Community for Change, que vela por los inquilinos, destacó que los hallazgos del reporte del Contralor son muy preocupantes y aprovechó para hacer un llamado a los líderes de Albany para que promuevan leyes de protección y no solamente el Acta de Renta Universal que extiende la renta regulada.

“Exigimos al Senado que realmente cree un control de rentas porque no le pueden seguir dando luz verde a los caseros para que sigan aumentando las rentas como quieren. Ellos están abusando y además no arreglan los apartamentos. Hay que ponerles freno”, dijo la activista.

La líder comunitaria mencionó que es necesario que los inquilinos se movilicen para exigir cambios en las leyes, aunque reconoció que muchos políticos no los promueven porque tienen conexiones con grandes compañías inmobiliarias.

“Tenemos que frenar ese monopolio y hacer que por fin piensen en nuestra comunidad porque los ricos ya tienen sus problemas resueltos en cambio nosotros no”, dijo la líder de Brooklyn.

Hazel Crampton-Hays, portavoz del Gobernador Cuomo, aseguró que el mandatario está comprometido con el clamor de los inquilinos ante la falta de vivienda y seguirá trabajando en la protección de sus derechos con las cámaras legislativas.

“Nos comprometemos a trabajar con la nueva legislatura y la comunidad de inquilinos para construir con nuestro récord, proteger el acceso a viviendas asequibles y avanzar en las protecciones adicionales para los inquilinos, incluida la eliminación del descontrol de los espacios vacantes y la limitación de aumentos de alquileres para mejoras de edificios y apartamentos”, comentó la portavoz de Cuomo.

La funcionaria destacó que en 2012 el mandatario promovió la creación de la Unidad de Protección de Inquilinos, que ha recuperado 67,000 apartamentos del sistema de renta regulada, al tiempo que aumentó las penalidades a los caseros acosadores y creó 39,161 unidades de renta asequible en la Gran Manzana.

Solicitamos un comentario a la Administración De Blasio sobre los hallazgos del informe, pero esa oficina no respondió a los comentarios del Contralor y los inquilinos.

Datos del reporte del Contralor

  • 1 millón de viviendas asequibles perdió NY en 12 años
  • 74% de todas las viviendas alquiladas costaba $900 o menos en 2005
  • Solo 20% de los alquileres actualmente están en ese rango.
  • Los apartamentos de rentas de $2,700 y más se cuadriplicaron
  • Solo 2.7% de los alquileres en NYC costaban $2,700 en el 2005
  • 13.9% de los apartamentos hoy se arriendan a más de $2,700
  • 88,518 unidades de renta estabilizada ha perdido Nueva York
  • Los costos y aumentos de viviendas desregularizadas aumentaron la crisis
  • 29.9% aumentaron las rentas por contrato, mientras que el ingreso de los hogares se ha incrementado en 8.7%