Nueva ley protege barberías y salones de los robos en Nueva York

A partir de ahora un cliente que no paga en una peluquería o salón puede ser arrestado por robo
Nueva ley protege barberías y salones de los robos en Nueva York
Peluquera Martha Castillo trabajando en el Salon Piscis en la Avenida Nagle en Manhattan.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

NUEVA YORK – A partir de este momento las barberías y salones de belleza, negocios que son el sustento para muchas familias latinas en el estado de Nueva York, estarán más protegidas gracias una nueva ley firmada por el gobernador, Andrew Cuomo, este miércoles.

No es tan extraño encontrar clientes que reciben un servicio de tinte y peluquería o cuidado de la piel e intentan escapar sin pagar. Los dueños de los centros de belleza bien lo saben y no podían hacer nada.

Ese delito no era considerado como un acto criminal de categoría A por el estado de Nueva York, por lo que el infractor no podía ser arrestado.

Hasta ahora. Este miércoles, Cuomo firmó la propuesta S-6343A de la senadora Marisol Alcántara, que establece que el robo de estos servicios es un hurto de un bien intangibleun delito menor similar al robo de la señal de cable y de teléfono.

Pequeños negocios como salones de belleza y barberías dependen del respaldo de los miembros de su comunidad y cuando algunos individuos se aprovechan ponen en riesgo los negocios locales”, dijo la senadora  Alcántara. “Al proteger a estos pequeños locales con esta ley aseguramos que estos negocios que son esenciales en la economía local puedan sobrevivir y tener éxito”, añadió la senadora.

Entre tanto, el gobernador Cuomo afirmó respecto a la nueva ley que “las barberías y los salones de belleza no son diferentes a otros pequeños negocios por lo que esta ley resuelve un vacío legal sin sentido equiparándolos a otros negocios y dándoles la misma protección legal“.

La ley tendrá impacto para muchas personas y pequeños empresarios porque estos negocios son muy populares en todo el estado, “están presentes en comunidades desde Buffalo a Brooklyn“, exclamó la vicegobernadora Kathy Hochul.