Preocupa campaña de pago de fianzas de presos de Rikers Island

Denuncian que algunos de los liberados serían criminales peligrosos
Preocupa campaña de pago de fianzas de presos de Rikers Island
Rikers Island alberga actualmente unos 9 mil presos
Foto: Archivo

Una semana después del traslado de más 90 jóvenes de 16 y 17 años que se encontraban en las cárceles de Rikers Island al Centro de Detención Juvenil Horizon en El Bronx, la tormenta de problemas está lejos de haber terminado.

Lo que en un primer momento fue visto como una solución viable para cumplir con la fecha límite impuesta por el Estado, luego de la implementación de la ley Raise the Age, lo que significa que las personas menores de 18 años ya no serán procesadas como adultos en Nueva York, es hoy una pesadilla para los oficiales del Departamento de Correcciones (DOC) que fueron trasladados a este centro juvenil a cuidad de los menores.

En lo que va corrido de octubre, la Asociación Benevolente de Oficiales de Corrección (COBA), el sindicato que reúne a estos oficiales, ha reportado que más de 40 de ellos han resultado heridos en medio de riñas presentadas al interior del penal. Ellos aseguran que la situación es caótica, debido, en parte, a que no pueden usar el spray de pimienta, su única arma de defensa personal en el sistema de cárceles.

Chanel Caraway, portavoz de la Administración de Servicios Infantiles (ACS), agencia encargada de los centros de detención juveniles, aseguró que tienen conocimiento de los incidentes presentados.

“Estamos en un período de transición para una reforma histórica que nunca se ha hecho antes y ha habido algunos incidentes que involucran a jóvenes y oficiales, que se abordaron rápidamente”, dijo Caraway. “Ninguna de las lesiones fue grave, pero tomamos estos y todos los incidentes en serio”.

Entre tanto, Elias Husamudeen, presidente del sindicato COBA, ve con preocupación la situación, a lo que se suma, según indica, el que la Fundación Robert F. Kennedy Human Rights continúe con su plan de pagar la fianzas de más de 200 detenidos, incluyendo mujeres y jóvenes menores de 18 años, como parte de su campaña Mass Bail Out o Acción de Rescate Masivo, que también comenzó el primero de octubre.

“¿Cuántos oficiales de corrección tienen que romperse la nariz hasta que el Gobernador y el Alcalde despierten y cierren estas instalaciones? Esta población de presos en Horizon es la misma población en Rikers que es responsable de la mayoría de la violencia en todo el departamento”, dijo Husamudeen a través de un comunicado.

El líder sindical agregó que la situación no cambiará de la noche a la mañana, a menos que haya una intervención estatal. “¿Por qué esperaríamos que se comportaran de manera diferente ahora? No podemos y no permitiremos que el alcalde De Blasio y el gobernador Cuomo ignoren esta crisis y hagan de los ataques a nuestros miembros la nueva normalidad”.

Los comentarios de Husamudeen hicieron eco de otras denuncias compartidas de manera anónima, en las que oficiales de correción aseguran que varios de los jóvenes que podrían ser liberados a través de la campaña de la fundación, representarían un peligro mayor para las comunidades a las cuales serían devueltos.

El sindicato dijo además que los adolescentes alojados en Horizon están catalogados como “presos problemáticos”.

“Sería bueno que la Fundación Kennedy mostrara tanta preocupación por las víctimas de esos asaltos, al igual de la que muestra por los criminales que están aquí por intentos de asesinato, violación, asalto y cargos por armas y drogas”, indicó el líder sindical.

Así lo confirmó además una fuente policial al New York Post, “Esos jóvenes en la nueva cárcel de Horizon son los que buscan rescatar. Si van a hacer eso allí, van a hacer lo mismo cuando salgan”.

Dentro de los liberados se encuentran un ex convicto que cumplió dos años y medio en prisión por condenas de asalto, una mujer arrestada por prostitución siete veces y un adolescente que presuntamente ahogó a un taxista y lo robó con un cuchillo.

Sin embargo, pese a las denuncias y los señalamientos de los oficiales, la Fundación Robert F. Kennedy Human Rights, se mantiene en su plan de gastar más de $5 millones en pago de fianzas.

El caucus progresista del Concejo Municipal también declaró su apoyo a esta campaña, sin embargo, no hizo comentarios al respecto de las denuncias.

“La fianza es uno de los ejemplos más notorios de nuestro sistema de justicia penal roto”, dijo el concejal Carlos Menchaca, vicepresidente del Caucus Progresista. “Lo que hace la fianza es vincular la criminalidad con la pobreza, y el resultado es que miles de personas, predominantemente personas de color, están encerradas simplemente porque son demasiado pobres para pagar la fianza”.

El concejal Antonio Reynoso, celebró que la campaña pueda ayudar a aquellos con menos recursos.

“El rescate en masa de Robert F. Kennedy llevará justicia a 500 mujeres y niños que han estado injustamente atrapados en nuestro sistema penitenciario, y me enorgullece ser parte de esta acción junto con mis colegas del Grupo Progresista. Espero que este sea el comienzo de una conversación para llevar a cabo reformas integrales en el sistema de fianzas y prisiones de nuestra Ciudad”.