Contraloría denuncia que el Departamento de Salud falló en inspeccionar 73 pre-k

Auditoría demuestra que no se realizaron las revisiones como se estipula al menos dos veces cada año

La Contraloría municipal presentó este jueves los resultados de una auditoría, que demuestran que el Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH) falló en hacer las inspecciones obligatorias en al menos 73 pre-k en el 2017, lo que representa un riesgo para la salud de los menores.

Al presentar su informe, el contralor Scott Stringer indicó que por la seguridad y bienestar de los niños, “las propias reglas de esa agencia requieren que se realice una inspección comprensiva en cada lugar donde funciona un preescolar, al menos dos veces cada año”.

Según la auditoría, a pesar que el DOHMH conocía de problemas pasados y había recibido 158 quejas, no realizó los chequeos requeridos por la ley. Se supone que estas revisiones se realicen en cada uno de los 1,035 pre-k que funcionan en los cinco condados.

Y a pesar que estas inspecciones deben hacerse dos veces al año, en 531 casos los centros recibieron solo una de las revisiones requeridas.

“Saltarse estas inspecciones en cientos de centros de cuidados de niños es inaceptable”, indicó el Contralor.

Entre las 158 quejas que hubo sobre 49 centros, destacan casos de supuestos abusos del personal, supervisión inadecuada, problemas de mantenimiento e incluso un reporte sobre un niño perdido.

El Departamento de Salud está obligado a realizar dos inspecciones diferentes: Una enfocada en las condiciones físicas de los centros; la otra es una revisión del currículum que se implementa, y verificar los antecedentes del personal y certificar sus credenciales para supervisar a niños.

La nueva comisionada del DOHMH Oxiris Barbot, rechazó los resultados de la auditoría, asegurando que el personal de esa agencia sí visitó muchos de esos centros, aunque no como parte de las dos inspecciones obligadas por ley.

“Estamos completamente en desacuerdo con las conclusiones de esta auditoría y la mala interpretación que se realiza de las amplias actividades de inspección que realizamos”, dijo Barbot, agregando que el “99% de los centros del programa de pre-k recibieron al menos una visita de un inspector de esa agencia”.

Más de la mitad de las violaciones que reportó la Contraloría en su auditoría fueron catalogadas como “un riesgo para la salud pública” que requiere atención inmediata, o clasificadas como “críticas”, que lo que significa que necesitan ser reparadas en por lo menos 14 días.

Datos de la auditoria:

  • 73 de los centros de cuidado infantil no recibieron la inspección inicial del DOHMH en el 2017.
  • 53 de esos 73 centros, habían registrado previamente 324 violaciones en total en el 2016.
  • 41 de las violaciones fueron clasificadas como “un riesgo para la salud pública”.
  • 116 fueron catalogadas como violaciones serias o “críticas”.