Las pérdidas económicas que ponen de nervios a los mexicanos sin gasolina

Suman cuatro semanas por el desabasto de combustible
Las pérdidas económicas que ponen de nervios a los mexicanos sin gasolina
Largas filas
Foto: Twitter

MEXICO. El gobierno mexicano opera a contrarreloj su estrategia para combatir el robo de combustible, mejor conocido como “huachicoleo“, con la intervención de miles de pipas para abastecer de gasolina y diésel a una demandante sociedad que poco a poco ve trastocados sus intereses personales por la estrategia de no distribuir a través de los ductos.

Aunque ahora la mayoría apoya la estrategia de no distribuirla  a través de los ductos (hasta un 67% según encuestas) asoma a ratos muy irritada.

“Es que una se desespera cuando le perjudica con el trabajo”, dijo a este diario Inés Mejía, una trabajadora de limpieza en oficinas de la Ciudad de México que diariamente viaja desde la zona conurbada Real de Toluca y se ha quedado varada por el congestionamiento que generan las compras de pánico en las gasolinerías que permanecen abiertas.

“Al principio los patrones parecían entender que no era mi culpa, pero, después de varios días, ya me regañaron, no me creen, dicen que hay menos tráfico, pero no es lo que veo: en la entrada a la ciudad no se puede pasar. A uno de mis hijos, que es albañil, ya lo suspendieron el otro día por llegar tarde… ¡hace falta que pronto esté todo normal!”.

Para Alberto Aguilar, un padre de familia de la CDMX, la complicación principal es llevar a sus tres hijos a la escuela porque uno estudia la preparatoria; otro, la secundaria y el tercero la primaria y en los tres niveles suspendieron los servicios de transporte. “Me tengo que levantar a las 4:00 de la mañana a cargar gasolina después de un día trabajo muy difícil y aún así no llego a tiempo”.

El desabasto de gasolina ha golpeado las actividades cotidianas de ocho estados, principalmente. Además de la capital mexicana, Michoacán, Guanajuato, Quéretaro, Hidalgo, Jalisco, Tamaulipas y Puebla, donde los respectivos gobiernos prendieron focos rojos sobre los golpes económicos.

En Jalisco, la industria restaurantera, con 39,000 negocios afiliados, informó en un reporte público firmado por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados que la falta de combustible significa pérdidas de  alrededor de un millón de dólares diarios para la entidad porque en los negocios “no se paran ni las moscas”.

El problema de la ausencia de gente en las calles ha golpeado también al sector turístico. Liliana Preciado, presidenta de la Asociación de Hoteles en el estado de Guanajuato (donde el gobierno anunció la importación de gasolina de Texas), reveló que se registró un descenso de 40% debido a las constantes cancelaciones, por lo cual, las perdidas ascienden a alrededor de 2.5 millones de dólares.

Juan Roberto Garza, un capitalino amante de la provincia mexicana, explica a este diario que él mismo no quiso viajar el pasado fin de semana fuera de la CDMX para no quedarse sin garolina en y no complicarse para ir a su trabajo en los siguientes días.

Otro asunto en foco amarillo es la Central de Abastos de la capital mexicana donde los compradores se redujeron entre un 30 y un 50%, según la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes. “Sí han llegado el productos, pero hay menos compra”, dijo Ramiro Cavazos, director de la asociación.

En conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador , pidió racionar el combustible “para no hacer el juego a los criminales” en el tema de la percepción de desabasto, pero no dio fecha exacta para la regularización del abasto.

Analista financieros calculan que si el problema dura más de 10 semanas sí podría haber un problema económico y afectación tangible para la sociedad a mayor escala.

“Si hubiera una duración mayor de desabasto, sí habría efectos importantes, considerando que los combustibles están integrados a las cadenas de valor y de comercio del país”, advirtió a la prensa local Carlos Serrano, analista económico de BBVA Bancomer.

Como ejemplo concreto de la incertidumbre está el envío de aguacate para el Super Bowl en Estados Unidos. Cientos de agricultores en Michoacán pidieron al gobierno garantizar el abastecimiento de combustible durante las siguientes semanas, ya que se espera la salida de más de 1,200 camiones semanales, uno cada ocho minutos. Hasta ahora han podido enviarlos, quién sabe mañana.