No quiso someterse a tratamiento contra el cáncer por estar embarazada; finalmente murió y su bebé también

Brianna Rawlings quiso sacrificarse para que su hijo viviera sin saber lo que el destino ya les tenía preparado
No quiso someterse a tratamiento contra el cáncer por estar embarazada; finalmente murió y su bebé también
Brianna aceptó en todo momento lo que le pasaría con tal de que su bebé naciera.
Foto: Facebook

Una chica australiana de nombre Brianna Rawlings le ha dado la vuelta al mundo con su historia sumamente conmovedora que muestra lo que una madre es capaz de hacer por sus hijos.

Brianna perdió la vida el pasado 29 de diciembre, a los 19 años, víctima de cáncer, específicamente de leucemia, enfermedad que no quiso combatir pues antepuso la vida del pequeñito que llevaba en su vientre.

Resulta ser que la joven se enteró que tenía dicha enfermedad a las 17 semanas de su embarazo. Los médicos le indicaron que era una forma rara y agresiva de cáncer en la sangre, por lo que para poder salvarla había dos opciones: interrumpir el embarazo o al término de este, iniciar el tratamiento, aunque quizá fuera ya tarde.

Muy convencida, Brianna decidió continuar con el embarazo, pues deseaba con toda su vida tener a su bebé. Pero la vida le tendría preparada una mala pasada y a los 6 meses de embarazo, se vio obligada a dar a luz, pues comenzó a sufrir de fuertes dolores y de fiebres muy altas.

Fue así como Rawlings dio a luz antes de tiempo al pequeño Kyden, quien por prematuro, debió ser sometido a cuidados extremos para así poder mantenerlo con vida. Nadie se imaginaría que el bebé solo viviría 12 días, pues una infección estomacal provoco su muerte.

“Esos 12 días que pude pasar con mi bebé Kyden, abrazándolo y hablando con él ¡fueron tan especiales, fueron los mejores 12 días de mi vida!”, comentó Brianna, cuya salud se había deteriorado significativamente.

Finalmente, a tan solo unos días de su cumpleaños número 19, la joven madre también falleció solo dos meses después de la partida de su bebé.