Le arrancó parte de la lengua a su ex marido de una mordida y ahora revela por qué lo hizo

El motivo detrás del terror

La australiana Nara Walker fue arrestada en su domicilio por haber atacado a su entonces esposo, un hombre francés que trabajaba en la industria farmacéutica. Ambos vivían en Islandia, donde él había sido trasladado por motivos de trabajo.

Esa noche, Walker le arrancó parte de la lengua a su ex marido de una mordida. Ahora, reveló por qué lo hizo en una entrevista con el medio australiano 9News. La mujer, una artista reconocida internacionalmente, narró detalladamente lo que pasó en esas horas que hoy le impiden salir de Islandia.

Walker señaló que ella y su marido habían salido de fiesta con un turista estadounidense que conocieron días antes y con una mujer islandesa. Al calor de las copas, discutió con su marido e intentó salir de su casa al mismo tiempo que el estadounidense. El marido de Walker, cuya identidad no fue revelada, enloqueció.

El francés empujó por las escaleras al otro hombre y cuando ella quiso intervenir, su entonces esposo la insultó a gritos, la empujó por las escaleras, la golpeó varias veces y la llevó escaleras arriba. El hombre, bastante corpulento, le gritaba que ella era suya y mientras ella lloraba y trataba de escapar, él metió su lengua en la boca de ella por la fuerza.

Walker admite que reaccionó sin pensar: le mordió la lengua a su ex marido con tal fuerza, que le arrancó un pedazo de casi una pulgada. La islandesa trató de intervenir, pero también fue lesionada. Cuando la policía llegó, el francés, el estadounidense y la islandesa fueron llevados al hospital para recibir atención médica, mientras Walker fue detenida a pesar de llevar una costilla rota, una vértebra desviada, moretones en las extremidades, heridas internas y lesiones en el pecho.

En el hospital, el pedazo de lengua fue reinjertado al hombre, quien ahora vive con la lengua más corta.

Walker fue condenada primero a 12 meses de prisión y, en una de sus apelaciones, la condena fue extendida a 15 meses. No puede salir de Islandia y tampoco puede trabajar. La mujer ahora ha presentado una solicitud para apelar su condena y revisar su caso en el Tribunal Supremo de Islandia, el más alto del país.

La mujer aseguró a 9News que el incidente que la tiene detenida fue sólo la culminación de una historia de abusos por parte de su ex marido. Detalladamente narró a la publicación australiana que él la drogó, la violó varias veces e incluso alguna vez la arrojó al suelo mientras dormía, con tal fuerza que sufrió fracturas faciales y conmoción cerebral.

La pareja se conoció en un bar de Brisbane, Australia, en julio de 2013. Luego se mudaron juntos a Londres donde se casaron en 2016. De ahí, él fue transferido a Reikiavik por la farmacéutica y el matrimonio volvió a mudarse.

A pesar de sus apelaciones, Walker fue condenada por asalto grave y por provocar una lesión al hombre que, según él mismo afirmó en el tribunal, es un impedimento permanente para el habla.

La mujer se dice decepcionada del desempeño de las autoridades islandesas, pues pensó que al admitir su culpabilidad y narrar los múltiples abusos del hombre, su caso sería tratado con justicia. Ahora espera la respuesta del Tribunal Supremo y quiere difundir su historia para inspirar a otras víctimas de violencia doméstica.

Ya gané porque estoy viva hoy. Creo firmemente que él iba a matarme esa noche. Lo podía ver en sus ojos -afirmó-. El hecho de que yo no sea una estadística de mujeres asesinadas por su pareja íntima significa que mi voz está aquí hoy. Si mi historia ayuda a una mujer, estoy haciendo un cambio”.