El jurado marcó 10 veces “culpable” el formulario que debió llenar contra “El Chapo”

Las ocho mujeres y cuatro hombres debían seguir las instrucciones para no dejar duda de su decisión
El jurado marcó 10 veces “culpable” el formulario que debió llenar contra “El Chapo”
El formulario incluye los 10 cargos, 27 violaciones y 16 preguntas.
Foto: Impremedia / Editorial

El 31 de enero, el juez Brian Cogan explicó a los 12 miembros del jurado del juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera cómo debían tomar la decisión sobre los 10 cargos en contra del líder del Cártel de Sinaloa.

Además de remarcar que el resultado de sus conclusiones en cada uno de los delitos debía ser unánime, el juez Cogan leyó el formulario que las ocho mujeres y cuatro hombres debieron llenar una vez que tomaran una determinación. No debía quedar la menor duda.

El documento de ocho páginas incluye los 10 cargos, el primero dividido en 27 violaciones y los miembros del jurado debieron considerar que fiscales federales lograron probar al menos tres de ellas. Su decisión fue que había pruebas suficientes en 25.

El tema de la unanimidad fue cuestionado por los neoyorquinos, razón por la cual el juez Cogan, con respaldo de los fiscales y la defensa de Guzmán Loera, entregaron la explicación textual el quinto día de las deliberaciones.

“Indique debajo cuáles tres o más violaciones ha encontrado unánimamente más allá de la duda razonable”, se explica. Este cargo, “Liderar continuamente una organización criminal”, era –por así decirlo– el más importante, debido a que contempló otros delitos.

Ese primer cargo incluyó tres preguntas que también debieron responderse en positivo, si es que se hallaba culpable a “El Chapo”.

“¿El Gobierno ha demostrado más allá de la duda razonable que al menos una violación que usted ha determinado que ha sido demostrada estuvo relacionada con al menos 150 kilogramos de cocaína?”. La respuesta fue que sí. Esta pregunta es clave, porque los fiscales federales establecieron las cantidades mínimas para que se considerara culpable a Guzmán Loera.

El segundo cuestionamiento fue si el acusado había recibido $10 millones de dólares o más durante al menos un periodo de 12 meses por la manufactura, importación o distribución de cocaína. La respuesta fue “sí”.

“El Gobierno ha demostrado más allá de la duda razonable que el acusado fue uno de los principales administradores, organizadores o líderes de la organización?”, se cuestionó. La respuesta fue “sí”. La pregunta también fue clave, debido a que la defensa afirmó que Guzmán Loera no era el dirigente del Cártel de Sinaloa, sino Ismael “El Mayo” Zambada, pero al cierre de sus alegatos la ayudante del fiscal, Andrea Goldbarg, especificó que, a pesar de que Zambada fuera uno de los líderes, “El Chapo” era otro de ellos, agregando que el mexicano detenido en Nueva York era el que estaba en juicio, no su socio.

Salvo los cargos dos y nueve, con cuatro y tres preguntas, respectivamente, el resto contenían sólo una pregunta, para asegurar que las pruebas eran suficientes para considerar culpable al mexicano.

El segundo cargo es sobre la producción y distribución de cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana. Cada una de las preguntas estuvo relacionada con disinta droga. A todas se respondió que “sí”, había pruebas suficientes de los fiscales, “más allá de la duda razonable”.

Para el cargo nueve, relacionado al manejo de armas, se preguntó si los fiscales habían demostrado que una o más armas fueron “presumidas”, “disparadas” por el acusado y si una o más fue una ametralladora. La respuesta a cada cuestionamiento fue que “sí”.

Durante el juicio, los fiscales mostraron al menos tres fotografías de Guzmán Loera portando armas cortas y largas. De esas imágenes destacó una que ya es una leyenda, aquella incrustada de diamantes con una figura de pantera negra y las iniciales JGL.