Niegan ciudadanía a hijo de estadounidense y extranjero; juez le da la razón a pareja gay

A uno de los gemelos del matrimonio, el Gobierno de los Estados Unidos no reconoció como estadounidense
Niegan ciudadanía a hijo de estadounidense y extranjero; juez le da la razón a pareja gay
Elan y Andrew Dvash-Banks con sus hijos Aiden y Ethan.
Foto: (Suministrada por Immigration Equality)

Un juez federal de California ha dictaminado este jueves que uno de los hijos gemelos de un matrimonio homosexual, al que el gobierno de los Estados Unidos no reconoció como estadounidense, ha sido ciudadano desde que nació, como su hermano.

Los padres de los menores presentaron una demanda para que Ethan tuviera los mismos derechos que su hermano, Aiden. Cada niño fue concebido a partir de los óvulos una donante y el esperma de un padre diferente, uno estadounidense y otro ciudadano israelí, pero nacidos de la misma madre subrogada con minutos de diferencia.

El Gobierno solo había otorgado la ciudadanía a Aiden, quien según las pruebas de ADN era el hijo biológico de Andrew, ciudadano estadounidense. Ethan fue concebido del esperma de Elad Dvash-Banks, israelí.

Tras la batalla legal de estos padres, el juez de distrito John F Walter ha resuelto este jueves que el Departamento de Estado se equivocó al negarle la ciudadanía a Ethan Dvash-Banks, de 2 años de edad, ya que la ley de EE. UU. no exige que el menor muestre una relación biológica con sus padres si sus estos ya estaban casados en el momento de su nacimiento.

“¡Esto es justicia! Tenemos la esperanza de que ninguna otra familia tenga que pasar por esto otra vez”, han dicho los padres en un comunicado. Andrew Dvash-Banks estaba estudiando en Israel cuando conoció a su futuro esposo, Elad. Debido a que no podían casarse en ese momento en EE. UU. o en Israel, se mudaron a Canadá, donde contrajeron matrimonio en 2010. Los niños nacieron en septiembre de 2016. Todo parecía ir bien hasta que la pareja fue al consulado de EE.UU. en Toronto para solicitar la ciudadanía de sus hijos.

Los funcionarios consulares les dijeron que tenía discreción para exigir una prueba de ADN para mostrar quién era el padre biológico de cada niño y, sin esas pruebas, ninguno obtendría la ciudadanía. Tras presentar las pruebas recibieron un sobre con el pasaporte de Aiden y otro que notificaba que la solicitud de Ethan había sido denegada.

Esta demanda es una de las dos presentadas el año pasado por el grupo Immigration Equality (Igualdad en la inmigración), que defiende los derechos de los inmigrantes LGBTQ, y que denuncia que el Departamento de Estado discrimina a las parejas de doble nacionalidad del mismo sexo al negarles a sus hijos la ciudadanía. El grupo defienden que los hijos de un ciudadano estadounidense que se casa en el extranjero tienen derecho a la ciudadanía estadounidense al nacer, sin importar dónde hayan nacido, incluso si el otro padre es extranjero.

El segundo caso involucra a dos mujeres, una de EE. UU. y otra de Italia. Se conocieron en Nueva York, se casaron en Londres y cada una dio a luz a un hijo. El Departamento de Estado no reconoció el matrimonio de la pareja, según la demanda, y solo le otorgó la ciudadanía al niño cuya madre biológica nació y se crió en EE. UU.