Casi 100 pacientes mueren cada año por negligencia en hospitales públicos de Nueva York

La gran mayoría de los casos de homicidio culposo (88%) aún siguen abiertos en los tribunales

Casi 100 pacientes mueren cada año por negligencia en hospitales públicos de Nueva York
Los centros de salud de NYC no tienen la mejor fama
Foto: shutterstock

Un promedio de 93 pacientes han muerto cada año el último quinquenio en hospitales públicos de Nueva York (HHC) por negligencia médica.

En términos absolutos, la cifra suma 468 pacientes fallecidos en los 11 hospitales públicos de la ciudad desde 2014.

En consecuencia, la ciudad ha pagado $34 millones de dólares en compensación a 56 familias desde 2014, según un análisis del New York Post de los datos del Contralor de NYC. Además, más de 400 casos están pendientes.

Uno de los pagos más grandes del HHC ($3.2 millones de dólares) fue para la familia de Georgia Thompson, quien falleció seis años después de que los médicos del Kings County Hospital en Brooklyn ignoraron su diagnóstico de tuberculosis, y le dieron un tratamiento errado, lo que llevó a su muerte por insuficiencia de órganos en 2014, según documentos judiciales.

“Fue una situación horrible”, dijo su hija Shavianne Malcolm “El vacío que siento, el dinero nunca lo puede reemplazar”.

En otro caso del condado Kings, en 2015 Everton Lee perdió a su esposa embarazada, Yvonna Harvell, y a su hijo por nacer cuando los médicos ignoraron su historial de problemas cardíacos y una peritonitis. Esa cascada de negligencia causó ambas muertes, según documentos judiciales. La ciudad pagó al viudo $900 mil dólares en 2017.

El condado de Kings (Brooklyn) tuvo el mayor número de reclamos por muerte injusta, con 91 archivadas de 2014 a 2018. En Manhattan, Bellevue Hospital sumó 54 casos.

Los doctores diagnosticaron mal las bacterias que se alimentan de carne en un caso de 2014 en el Hospital Lincoln en El Bronx, causando la muerte de Gabriela Bravo, madre de tres hijos de 36 años. Su esposo aceptó un acuerdo de $2.85 millones de dólares en 2016.

En Queens Hospital Center, Wendy Alexander (49), una mujer con discapacidades del desarrollo que estaba en una estricta dieta de puré, se atragantó después de que un miembro del personal le dio un sándwich, en 2016. Su familia resolvió su demanda con un pago de $350 mil dólares un año más tarde.

La gran mayoría de los casos de homicidio culposo presentados contra HHC en los últimos cinco años (88%) permanecen abiertos, dejando a cientos de familias en duelo y en el limbo financiero durante años.

En uno de esos casos abiertos, los médicos del Hospital Lincoln enviaron a Kareem Cooley (25) a su casa en 2015, luego de que los policías lo salvaron de saltar de un edificio. Los empleados le dijeron que buscara una clínica ambulatoria. Y al final Cooley concretó otro intento de suicidio.

Grisel Soto, una joven abuela de 47 años, murió en el Hospital Coney Island en 2016 luego de que las enfermeras confundieran sus síntomas de meningitis con un efecto secundario de una sobredosis de marihuana sintética, dijeron los familiares en ese momento.

Frente a este panorama, Ana Marengo, portavoz de HHC, dijo que el sistema está mejorando “la calidad de la atención brindada a nuestros pacientes”.

“Hoy en día, a nuestros hospitales les está yendo mucho mejor en áreas que están correlacionadas con el riesgo de mala práctica… Estas iniciativas han resultado en una reducción constante de las reclamaciones, incluida una caída de $10 millones (de dólares) en los pagos anuales por mala práctica en los últimos dos años”, afirmó.