Un muerto en Colorado mientras el “ciclón bomba” arrasa el centro de Estados Unidos

La poderosa tormenta continúa causando destrozos en gran parte del país
Un muerto en Colorado mientras el “ciclón bomba” arrasa el centro de Estados Unidos
En algunos estados habrá nevadas este fin de semana.
Foto: TIMOTHY A. CLARY/AFP/Getty Images

Una intensa tormenta a través de las planicies centrales continuará trayendo condiciones de ventisca a partes de las planicies del norte y las Montañas Rocosas hasta el jueves, dificultando los viajes terrestres y aéreos.

Las fuertes lluvias, el derretimiento de la nieve y los atascos de hielo en los ríos han producido inundaciones generalizadas en el Alto Medio Oeste. Tormentas severas con vientos dañinos, granizo y tornados son posibles desde los Grandes Lagos hacia el Sur, según el reporte del Servicio de Meteorología de EEUU (NWS).

Más de 25 estados están afectados por el “ciclón bomba” el miércoles, que se extendió desde el norte de las Montañas Rocosas hasta Texas y más allá.

Las aerolíneas cancelaron unos 2,000 vuelos y retrasaron otros 2,700 debido al viento y al clima severo dentro de Estados Unidos, según Flightaware.

En Colorado, un oficial de la patrulla estatal resultó muerto después de que fue golpeado por un automóvil mientras ayudaba a otro conductor que se deslizó fuera de la Interestatal 76 cerca de Denver. El cabo Daniel Groves, de 52 años, estaba afuera de su coche patrulla cuando fue golpeado y murió más tarde en un hospital.

El Departamento de Transporte de Colorado (CDOT) anunció este miércoles el cierre de todas las carreteras estatales ante el deterioro de las condiciones climatológicas en ese estado, como consecuencia de la llamada “bomba ciclónica”, que ya se cobró una vida.

“Todas las carreteras que recorren el estado, tanto de norte a sur como de este a oeste (…) están cerradas y permanecerán cerradas hasta que el personal de CDOT pueda reabrirlas”, dijo Tamera Rollinson, portavoz de esa institución, en conferencia de prensa.

Según el Servicio Meteorológico Nacional (NWS), el llamado “ciclón bomba”, una combinación de baja presión, aire frío y húmedo, nevada y fuertes vientos, ha provocado ráfagas de hasta 130 kilómetros por hora en la zona del Aeropuerto Internacional de Denver (DIA), que es equivalente a un huracán de categoría 3, y obligó a la cancelación de 1,300 vuelos.

“La seguridad es la principal prioridad para toda la comunidad de este aeropuerto”, dijo Kim Day, presidente del DIA, en un comunicado, indicando que se ha implementado un plan, en cooperación con los negocios locales “para responder a las necesidades de los pasajeros” que hasta el momento no pueden salir de esas instalaciones.

El Distrito Regional de Transporte (RTD) anunció la cancelación de sus servicios, ya que la nieve no permite la circulación de autobuses ni trenes.

Las autoridades de Denver, la capital del estado, han dado a conocer que al menos unas 200,000 personas carecen de electricidad en la zona al oeste de esta ciudad.

Asimismo, las escuelas del área metropolitana de Denver permanecerán cerradas la jornada del jueves, informaron las autoridades.

“El mensaje es claro: no salgan a la calle. Quédense en la casa”, dijo Rollinson, tras subrayar que 100 camiones removedores de nieve que trabaja en simultáneo no han podido limpiar las calles porque “el viento es muy fuerte, la nieve es demasiada y la visibilidad es nula”.

Hasta el momento no se ha informado de más muertos o heridos, pero, sí de “un serio accidente con numerosos vehículos involucrados” en la Carretera I-25 en el norte de Colorado, de acuerdo a CDOT.

Con información de EFE