Aproveche la oportunidad de transformar elecciones en la Ciudad

Aproveche la oportunidad de transformar elecciones en la Ciudad
La Comisión de Revisión de los Estatutos del Concejo está revisando actualmente las recomendaciones para la votación de noviembre.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

En 2021 terminaré el límite de mi término en el Concejo de la Ciudad de Nueva York al igual que el 70% de mis colegas, dando inicio a una aglomeración de primarias con múltiples candidatos para cada puesto. La competencia es algo bueno, pero también puede ser frustrante para los votantes, especialmente si el ganador logra una victoria sin asegurar la mayoría. Sucede todo el tiempo en Nueva York, pero podemos cambiar eso con la votación por orden de preferencia (RCV, siglas en inglés).

RCV permite a los votantes expresar sus preferencias para una variedad de candidatos al clasificar sus cinco mejores opciones –si ningún candidato recibe más del 50% de los votos, se eliminará al candidato que ocupe el último lugar. Sus votos se volverán a asignar de acuerdo con las preferencias de los votantes. El proceso se repite hasta que haya un ganador mayoritario.

Otras ciudades como San Francisco y Santa Fe han implementado RCV para revolucionar la forma en que los candidatos hacen campaña. Los obliga a ir más allá de las bases tribales para crear consenso en una amplia gama de constituyentes. Como resultado, los representantes electos reflejan con mayor precisión la voluntad de la gente en lugar de un mosaico de votación en bloque.

Solo mire nuestros últimos tres ciclos electorales: con más de dos candidatos corriendo, el 63% de las primarias con múltiples candidatos se ganaron con menos del 50% de los votos. La mayoría del Concejo ganó sus primarias, lo que prácticamente garantiza la elección en noviembre, sin el apoyo de la mayoría en sus distritos. Eso no es realmente una representación democrática.

RCV también ayuda a igualar oportunidades para los candidatos de minorías. Según un estudio realizado por Fair Vote, en las cuatro ciudades del Bay Area que utilizan RCV, los candidatos de color han ganado el 62% de esas contiendas en comparación con solo el 38% anteriormente.

Los defensores han trabajado durante años para arreglar las leyes electorales de la ciudad, facilitando que no solo los políticos establecidos se postulen para un cargo. La combinación de límites de término y fondos públicos compensatorios es progreso hacia más diversidad de candidatos. Esto es bueno, pero RCV es el siguiente paso para democratizar aún más nuestras elecciones.

El Concejo tiene una Comisión de Revisión de los Estatutos de la Ciudad de Nueva York que está revisando actualmente las recomendaciones para la votación de noviembre. La Comisión tiene la oportunidad de transformar la manera en que los neoyorquinos votan y los candidatos hacen campaña.

Los neoyorquinos merecen elecciones más democráticas. Dáselo.

-Antonio Reynoso es un concejal de la Ciudad de Nueva York que representa partes de Williamsburg, Bushwick, y Ridgewood.