Biden pisa fuerte para 2020. Trump cambia las burlas por preocupación

Biden logra $6.3 millones de dólares en su primer día de campaña, récord entre demócratas
Biden pisa fuerte para 2020. Trump cambia las burlas por preocupación
Biden muestra su potencial de recaudación preocupando a republicanos
Foto: Getty Images

El vice presidente demócrata Joe Biden sigue prendiendo alarmas en la campaña de reelección del presidente Donald Trump. No solo fue su mensaje de lanzamiento de campaña con el que puso a Trump contra las cuerdas y al cual el magnate no pudo resistir haciendo peor las cosas. Ahora se suma otro aspecto vital aspecto, el dinero.

Biden recaudó $6.3 millones de dólares durante las primeras 24 horas desde el lanzamiento de su campaña para las elecciones de 2020, con lo que ha logrado el récord de recaudación entre los aspirantes del partido demócrata.

Según anunció su equipo de campaña en un comunicado, el 97% ciento de las donaciones fueron a través de internet, por cantidades inferiores a los 200 dólares y procedieron de todos los territorios del país.

Los aspirantes demócratas que hasta ahora habían reunido más fondos en su primer día de campaña son el senador Bernie Sanders, con $5.9 millones de dólares, y el excandidato al Senado por Texas Beto O’Rourke, quien recaudó poco más de 6 millones.

Biden anunció este jueves en Twitter que se presentará a las primarias del Partido Demócrata para ser su candidato presidencial en las elecciones de 2020.

El tuit del que fuera vicepresidente durante el mandato de Barack Obama (2009-2017) iba acompañado de un vídeo titulado: “Joe Biden para presidente: EEUU es una idea”.

“Los valores fundamentales de esta nación, nuestra posición en el mundo, nuestra democracia, todo lo que ha hecho que Estados Unidos sea Estados Unidos, está en juego. Es por eso que hoy anuncio mi candidatura para la Presidencia de Estados Unidos”, anunció el político.

Después de meses de dudas y rumores, Biden se lanzó finalmente a un campo demócrata compuesto ya por 20 aspirantes a las elecciones de 2020, con un mensaje inicial más centrado en la urgencia de derrotar a Trump que en propuestas políticas concretas.

El exvicepresidente no explicó qué le hace el candidato idóneo para vencer a Trump, pero su campaña apuesta por la combinación entre su experiencia de Gobierno y el tirón que siempre ha tenido entre los votantes blancos de clase trabajadora.

La victoria de Trump en 2016 se debió en gran parte a una estrecha ventaja en tres estados clave: menos de 80,000 votos repartidos entre Michigan, Wisconsin y Pensilvania.

El hecho de que Biden haya programado su primer acto de campaña para el lunes en Pittsburgh, en pleno corazón industrial de Pensilvania, desvela un afán de conquistar a los votantes demócratas e independientes que, desilusionados, optaron por Trump en 2016.