Ratifican en audiencia la falta de diversidad en escuelas secundarias especializadas

El Comité de Educación de la Asamblea Estatal escuchó testimoniuos a favor y en contra del examen de admisión SHSAT

NUEVA YORK.- El Comité de Educación de la Asamblea Estatal celebró este viernes una audiencia para escuchar testimonios sobre el cuestionado proceso de admisión y el acceso a las escuelas secundarias especializadas de la ciudad de Nueva York.

Amplios sectores han criticado el proceso porque se ha demostrado que los estudiantes de las minorías, particularmente negros e hispanos son rezagados.

El 44 % de los estudiantes que toman el ‘Specialized High School Admissions Test’ (SHSAT) son blancos y latinos, mientras que el 68 % de los estudiantes de la ciudad son hispanos y negros, no obstante, apenas el 16.6% de los estudiantes negros y latinos pudieron acceder a las escuelas especializadas.

Mientras el Comité de Educación presidido por el asambleísta Michael Benedetto, que representa al Distrito 82, se encontraba reunido en Manhattan, un grupo de padres de familia de estudiantes de las escuelas de élite hicieron una manifestación para pedir que se mantenga el SHSAT.

Informes recientes han resaltado el tema de la diversidad entre los estudiantes admitidos en estas escuelas de élite y el propio alcalde de Nueva York, Bill de Blasio y el canciller de Educación, Richard Carranza, han venido propiciando que las escuelas en cuestión reflejen mayor apertura entre el estudiantado.

“Considero que es tiempo de tomar acción para empezar a diversificar las escuelas especializadas de la ciudad”, reiteró Carranza en su intervención en la audiencia. “Estoy ansioso de escuchar e insto a debatir cualquier idea para que el sistema de acceso sea justo para todos los estudiantes y las familias”.

El presidente del condado de El Bronx Rubén Díaz Jr. fue uno de los críticos más severos

“Los resultados del SHSAT de este año son extremadamente desalentadores y dejan claro que esta ciudad tiene un largo camino por recorrer antes de poder afirmar que proporciona paridad en la educación para todas las comunidades”, dijo Díaz a través de un comunicado.

El centro de la polémica radica en el examen de admisión a las escuelas secundarias especializadas SHSAT. De las nueve escuelas de este tipo en la ciudad de Nueva York, la admisión a ocho se basa únicamente en aprobar este examen, diseñado para medir la capacidad de un estudiante para comprender la prosa en inglés, demuestra comprensión de las habilidades de revisión y edición que son fundamentales para escribir en inglés y el uso de las habilidades de resolución de problemas en matemáticas.

Las autoridades de la Ciudad se han mostrado a favor de que el examen sea eliminado, una decisión que no está en sus manos sino en la Legislatura estatal. La audiencia tenía el propósito de escuchar a las partes para tener una idea más amplia que conduzca a una decisión de consenso.

“La prueba es racista, poco confiable”, dijo en su comparecencia el asambleísta Charles Barron. Él piensa que hay una mejor manera de identificar a los estudiantes de escuela intermedia más calificados, sugiere que sea a través de las calificaciones.

En contraste, el defensor del pueblo Jumaane Williams, cree que la prueba es la mejor manera de hacerlo y citó su caso al haber ingresado a la Brooklyn Tech, una de las escuelas especializadas.

“Si hubieran usado cualquier otro criterio, calificaciones, asistencia, comportamiento, no habría ingresado. No sé en qué escuela habría ingresado”, dijo Williams.

“Este año, solo el 10 % de las admisiones de SHSAT se destinó a estudiantes negros e hispanos, a pesar de que representan el 70 % de la inscripción de escuelas públicas en la ciudad de Nueva York”, agregó el Defensor. “Ya sea que se mantenga o se cancele el SHSAT, la Ciudad de Nueva York todavía tendría uno de los sistemas escolares más segregados en los Estados Unidos.

Otro de los testimonios a favor del SHSAT fue el de la congresista federal Grace Meng, de Queens.

“El examen de admisión a la escuela secundaria especializada ha brindado a todos los neoyorquinos la oportunidad de inscribirse en estas escuelas desde principios de los años setenta. Como lo han demostrado los estudios, el SHSAT ha tenido un gran impacto al garantizar que las ocho escuelas especializadas se encuentren entre las 200 mejores escuelas secundarias del país”, dijo Meng, que se graduó de la Stuyvesant High School.