3ra demanda contra banco de semen de Nueva York por no reportar posibles enfermedades

El material genético cuestionado se ofreció hasta julio de 2018 a clientes de muchas partes
3ra demanda contra banco de semen de Nueva York por no reportar posibles enfermedades
$800 dólares por un frasco de esperma
Foto: Shutterstock

Cientos de niños concebidos con la ayuda de un banco de espermatozoides de Nueva York podrían ser vulnerables a enfermedades genéticas debido a un proceso de detección fallido.

Según una demanda federal colectiva recién presentada, “Manhattan Cryobank” (MCB) no realizó una evaluación adecuada de las donaciones de esperma que recolectó antes del 1 de noviembre de 2014, cuando actualizó sus procedimientos de detección, aunque continuó vendiendo los bienes de esos donantes hasta el pasado mes de julio.

Eso significa que cientos y quizá hasta miles de niños concebidos con material de ese banco de esperma ahora podrían estar abiertos a “enfermedades genéticas mortales y que amenazan la vida” en diferentes partes de EEUU y el mundo, dice la demanda.

Operativo desde 2006, MCB afirma en su portal que es un “banco líder de esperma con una amplia y variada selección de donantes rigurosamente seleccionados”. Sin embargo, “durante años MCB vendió esperma al público que sabía que podía contener enfermedades genéticas”, según la demanda.

Las dos nuevas demandantes, Ruth Pérez y Andrea Frankiewicz, residentes de Pensilvania, dicen que aunque sus hijos están bien de salud, tuvieron que someterse al trauma de las pruebas genéticas, mientras que sus padres experimentaron el estrés de temer lo peor.

“Pagaron por el esperma que se suponía que había sido examinado”, dijo su abogado Dean Gresham desde Dallas (Texas) a New York Post. 

Gresham detalló que cada uno de sus clientes pagó alrededor de $800 dólares por un frasco de esperma, más cargos adicionales. El caso puede terminar como una demanda colectiva por al menos $5 millones de dólares, dijo.

Es la tercera demanda presentada contra MCB este año por esperma potencialmente portador de enfermedades. Otra de las querellas fue presentada también por Gresham en nombre de unos padres de Missouri.

Esa pareja afirmó en su demanda que su hijo, concebido de un hombre identificado como “Donante 184”, el mismo de Pérez y Frankiewicz, sufre de talasemia hereditaria, que puede requerir transfusiones de sangre de por vida.

Ese caso entró en arbitraje y la pareja recibió un acuerdo confidencial. MCB no ofreció comentarios a la prensa.

En un caso parecido, en abril la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, presentó una demanda contra un médico de Manhattan y su clínica, alegando falsas afirmaciones sobre sus costosos tratamientos con células madre.