Exigen meterse más la mano al bolsillo por los inmigrantes

Líderes y activistas pidieron a la Administración De Blasio y al Concejo que incrementen recursos en programas de salud, clases de inglés, ayuda legal y el conteo del Censo
Exigen meterse más la mano al bolsillo por los inmigrantes
Lovely Tejada, durante la manifestación para exigirle a la Ciudad aumento de fondos a programas de inmigración
Foto: Edwin Martinez / El Diario

Faltan todavía unas semanas para que la Ciudad de Nueva York anuncie definitivamente la manera como se invertirán los $92,200 millones del presupuesto del año fiscal 2019-2020, y el clamor de grupos defensores de inmigrantes es que se aumenten los recursos de programas vitales que favorezcan a las comunidades vulnerables.

Con pancartas y arengas en las que gritaban que “los inmigrantes son bienvenidos en Nueva York” y que “los inmigrantes no deben tener miedo”, decenas de manifestantes se dieron cita este miércoles en las escalinatas de City Hall para exigir al Gobierno municipal que se meta la mano al bolsillo y demuestre con mayor inversión, su compromiso en la defensa de los inmigrantes.

“Los inmigrantes conforman más de un tercio de la población de Nueva York, y durante estos tiempos políticamente hostiles, le corresponde al alcalde De Blasio asegurarse de que nuestras comunidades de inmigrantes sean apoyadas y protegidas contra la agenda antiinmigrante de Trump”, aseguró Steve Choi, director de la Coalición de Inmigración de Nueva York. “La Ciudad de Nueva York necesita financiar completamente los programas para ampliar el acceso al idioma, mejorar los programas de alfabetización de adultos, garantizar el acceso a asesoría legal y atención médica, y realizar un Censo 2020 preciso, con el apoyo de organizaciones comunitarias”, agregó el activista, destacando que solo de esta manera se fortalecerá la Gran Manzana.

Anthony Feliciano, director de la Comisión de Salud Pública de Nueva York pidió a la administración municipal que no se quede atrás ante las necesidades de la comunidad inmigrante, y destacó que especialmente en asuntos de salud, si los fondos asignados en el presupuesto no se incrementan, habrá consecuencias terribles.

“La cuestión es simple: si se recorta dinero a muchos programas de servicios, dentro de la comunidad inmigrante vamos a tener a más personas enfermas, personas sin opciones y hasta más muertes. Y ahora que vimos que el Gobernador hizo recortes considerables, la vida y la salud de nuestra gente está en manos del Alcalde”, comentó el líder comunitario, señalando que bajo las amenazas del Gobierno federal no se puede retroceder en las iniciativas que han funcionado.

Access Health NYC es un proyecto financiado por el Concejo de la Ciudad, que ha demostrado con éxito que la asistencia a las comunidades es vital para conocer la opción de cobertura, navegación y comprensión de nuestros derechos a la atención médica, pero todo eso se puede deshacer debido a un recorte presupuestario en la ayuda estatal, conocida como el Artículo 6, que se deriva de un fracaso en las negociaciones entre el Alcalde y el Gobernador”, agregó Feliciano.

Max Hadler, director de políticas de Salud de la New York Immigration Coalition, hizo un llamado a la Administración De Blasio para que pase de las palabras a los hechos y promueva los fondos necesarios para que los programas que benefician a la comunidad inmigrante no se impacten negativamente.

Necesitamos mayor inversión para que los inmigrantes tengan una mejor calidad de vida y mayores protecciones bajo el actual clima del Gobierno federal”, dijo Hadler, quien destacó de manera especial la necesidad de que se asignen recursos para promover el Censo 2020 y lograr que todos los neoyorquinos sean contados.

“El Censo es la base de la distribución de fondos y además para determinar las sillas de representación política que vamos a tener. Por ello tenemos la esperanza de que el Alcalde entienda esto y otorgue los recursos necesarios para que las organizaciones comunitarias puedan tener alcance a todas las personas sin importar su estatus migratorio y educar sobre la importancia de hacerse censar”, advirtió Hadler.

Hasan Shafiqullah, director de la Unidad de Leyes de Inmigración de la organización Legal Aid Society, hizo especial hincapié en la necesidad de que el Gobierno municipal incremente los recursos de abogados gratuitos en el presupuesto, para evitar más familias separadas.

“En esta ciudad santuario, los inmigrantes están bajo ataque. Con crecientes restricciones al asilo, políticas escandalosas por parte de los tribunales de inmigración, inminentes cambios en la acusación pública de inadmisibilidad, restricciones al acceso de los no ciudadanos a viviendas con subsidio federal y los desafíos continuos de la detención de inmigrantes, los neoyorquinos tienen una necesidad urgente de asistencia legal”, dijo el defensor. “Instamos a la Alcaldía y al Concejo Municipal a proteger a nuestras comunidades al continuar invirtiendo en servicios legales vitales que salvan vidas y expandiendo programas como el NYIFUP”.

Lovely Tejada, quien creció en Harlem y reside actualmente en Flatbush, Brooklyn, advirtió que si la Ciudad de Nueva York le pasa tijera a programas como el de alfabetización de adultos, servicios de traducción en los hospitales, clases de inglés y ayuda legal, no solo en casos de inmigración sino de vivienda y otro tipo de necesidades, como robos de salarios, los inmigrantes enfrentarán una crisis.

“Si la Ciudad realmente está interesada en proteger a los inmigrantes, que son indispensables para el desarrollo de Nueva York, no puede echarse para atrás con la inversión en nuestras comunidades”, dijo la joven, agregando también que hay que promover más campañas sobre el Censo 2020. “Tenemos que educar a nuestras comunidades para que entiendan que ese conteo pone en riesgo los recursos que se dan a las escuelas y la representación política que con los inmigrantes podemos tener”, agregó la mexico-dominicana.

Además de financiar programas educativos sobre el Censo 2020, los manifestantes pidieron a la Ciudad que incluya $2.5 millones en fondos para educar a las comunidades sobre el plan de salud Access Health NYC y para dar seguro a los 600,000 residentes de la Ciudad de Nueva York que no lo tienen, 50% de ellos indocumentados.

Asimismo exigieron a las autoridades más fondos para ampliar el acceso a clases de inglés y aumentar la oferta de intérpretes legales de inmigración capacitados con la asignación de $2.25 millones para organizaciones comunitarias sin fines de lucro.

Manifestación para exigirle a la Ciudad aumento de fondos a programas de inmigración

Por otro lado, los defensores de los inmigrantes piden aumentar los fondos para la Iniciativa de Desarrollo de Negocios Cooperativos de Trabajadores del Concejo de la Ciudad de Nueva York en $750,000 dólares, lo que permitiría a las organizaciones de inmigrantes de base comunitaria desarrollar y lanzar cooperativas de propiedad de trabajadores.

En cuanto a los programas de servicios legales y abogados gratuitos, los manifestantes destacaron que actualmente hay casi 106,000 inmigrantes que enfrentan casos de deportación inminente en los tribunales de inmigración, 40% más que el año pasado, cuando el número era 70,000, por lo que solicitaron renovar la inversión de $6.5 millones destinados para el Proyecto de Unidad de Inmigrantes Familiares de Nueva York (NYIFUP). Igualmente, urgen la asignación de $1 millón para crear un programa piloto para proporcionar fondos a los proveedores de servicios legales de inmigración para contratar trabajadores sociales que podrían actuar como administradores de casos.

Finalmente, piden al Alcalde y al Concejo recuperar $4 millones y otorgar otros $12 millones para el Fondo de Alfabetización de Adultos y la promoción de programas de inglés, ya que se estima que unos 2.2 millones de neoyorquinos carecen del dominio del idioma, y menos del 3% de ellos actualmente pueden acceder a servicios de alfabetización.

Ante las exigencias de los manifestantes, Michael Greenberg, vocero de la Administración De Blasio, aseguró que la Ciudad de Nueva York mantiene su compromiso de defensa y protección de la comunidad inmigrante, y agregó que tendrán muy en cuenta las peticiones de los defensores.

“Las comunidades de inmigrantes de Nueva York son una parte importante del tejido social y económico de la Ciudad. Ofrecemos a estas comunidades servicios esenciales que incluyen la tarjeta IDNYC, los programas de alfabetización de adultos y la asistencia legal”, aseguró el funcionario. “Hemos invertido $26 millones para garantizar un recuento justo y preciso en el censo de 2020. Estamos revisando las solicitudes de los defensores de los inmigrantes y trabajaremos en colaboración con el Concejo Municipal en estas propuestas”.

Asimismo, la Administración De Blasio recalcó que invierte $31 millones anuales en servicios legales para inmigrantes y que la semana pasada aceptaron la solicitud del Concejo Municipal de agregar $8 millones adicionales para financiar programas de alfabetización de adultos dentro del presupuesto del próximo año fiscal.

Las exigencias en cifras

  • $92,200 millones es el presupuesto de Nueva York para el año fiscal 2019-2020
  • $2.5 millones solicitan en fondos para el plan de salud Access Health NYC
  • 600,000 residentes de la Ciudad de Nueva York no tienen seguro médico, 50% de ellos indocumentados y urgen recursos para ellos
  • $2.25 millones para organizaciones comunitarias sin fines de lucro
  • $750,000 para la Iniciativa de Desarrollo de Negocios Cooperativos de Trabajadores que permitiría a las organizaciones de inmigrantes de base comunitaria desarrollar y lanzar cooperativas de propiedad de trabajadores
  • $16.5 millones destinados para el Proyecto de Unidad de Inmigrantes Familiares de Nueva York (NYIFUP) para ayudar a 106,000 inmigrantes que enfrentan casos de deportación
  • $1 millón para crear un programa piloto para proporcionar fondos a los proveedores de servicios legales de inmigración para contratar trabajadores sociales que podrían actuar como administradores de casos
  • $12 millones para el Fondo de Alfabetización de Adultos y la promoción de programas de inglés, pues unos 2.2 millones de neoyorquinos carecen del dominio del idioma
  • Solo 3% de ellos actualmente pueden acceder a servicios de alfabetización