Presidente del Concejo propone reducir criminalización por delitos menores

Corey Johnson presenta un plan para transformar el sistema judicial, al criticar que el 81% de las personas procesadas por delitos en la ciudad son de las minorías
Presidente del Concejo propone reducir criminalización por delitos menores
El presidente del Concejo Corey Johnson durante la presentación de su plan para reformar el sistema judicial.
Foto: Fernando Martínez

El cuarto crimen más castigado en la Gran Manzana es conducir con una licencia suspendida, en la mayoría de los casos, por no haber pagado multas por alguna o varias infracciones menores. Y dependiendo de las circunstancias, el destino de alguien detenido por problemas con su permiso para manejar puede ser la cárcel o en el peor de los casos la deportación.

“El 76% de los conductores de la ciudad son blancos. Pero el 87% de las personas arrestadas por conducir con una licencia suspendida no son blancas”, aseguró este jueves el presidente del Concejo Municipal Corey Johnson, durante la presentación de una serie de propuestas estructurales para transformar el sistema judicial y reducir la criminalización por delitos menores.

Durante el evento, realizado en el John Jay College of Criminal Justice, el funcionario propuso que las acciones penales, en el caso específico de las licencias de conducir, se orienten más hacia las infracciones graves y las personas involucradas en accidentes. Insistió que aunque han existido importantes avances en los últimos años en la reforma judicial, pues la población carcelaria es casi un tercio de lo que era antes, el 81% de las personas procesadas por delitos en Nueva York son afroamericanas y latinas.

“Todo el mundo debería pagar sus multas por una infracción, pero ¿el castigo por no pagar, realmente, tiene que ser un cargo penal o la cárcel?”, se preguntó Johnson.

Entre otros puntos planteados por el político de Manhattan, se destaca la la necesidad de revisar lo costoso que es el sistema judicial, la necesidad de que las minorías raciales en algunos vecindarios recobren la confianza en los oficiales policiales y hacer cambios estructurales que eviten la criminalización de la pobreza.

“Estamos ignorando las soluciones a este problema, pero todavía estamos pagando por ello. Gastamos $2,400 millones de dólares al año en mantener las cárceles, lo que se traduce en $300,000 al año por una persona. Si el problema moral no nos mueve, entonces debemos pensar en cómo se gasta el dinero de nuestros impuestos”, expresó el líder del Concejo.

Además, Johnson anunció la creación de un nuevo programa para albergar a 100 personas con enfermedades mentales graves que están atrapadas en el sistema de justicia penal.

Crisis con la libertad condicional

El funcionario exhortó a que se dejen de enviar a personas en libertad condicional a la cárcel por infracciones técnicas menores.

“En este momento, las personas acusadas de estas violaciones menores representan el 8% de la población en nuestras cárceles. Eso es alrededor de 600 personas tras las rejas”, explicó Johnson.

Y como una de las soluciones para atacar esta realidad, se está trabajando con organizaciones civiles para diseñar un plan que permita que las personas que gocen de un beneficio de libertad condicional, en vez de volver a la cárcel por un falta menor, puedan participar en un programa intensivo de dos semanas con una sólida gama de servicios y cursos sobre cómo facilitarles el proceso para que no vuelvan a ser detenidos.

En conclusión, el plan del presidente incluye toda una estructura que pretende evitar que las personas pierdan la libertad por delitos menores y exista una mayor transparencia en los procesos judiciales.

Varios defensores de la reforma de la justicia penal y social, activistas, proveedores de servicios sociales y educadores siguieron el discurso sobre la reforma de la justicia penal emitido por Johnson.

Tina Loungo, abogada encargada de la práctica de Defensa Criminal  en The Legal Aid Society indicó que cerrar la Rikers Island y reducir el contacto de los neoyorquinos con el sistema de justicia penal, debe ser una prioridad para ambos extremos del Ayuntamiento, y estas propuestas promoverán ese objetivo. “Esperamos trabajar con el presidente del Concejo Corey Johnson y sus colegas, y con la Administración para que estas políticas se realicen”.