¿Cómo saber si un huevo todavía sirve? 3 maneras sencillas y efectivas

Esta información puede salvarte de una intoxicación alimentaria
¿Cómo saber si un huevo todavía sirve? 3 maneras sencillas y efectivas
Un huevo caduco puede ser peligroso.
Foto: Unsplash

Aunque los empaques de huevo tienen una fecha de caducidad, por una cosa o por otra muchas veces no los conservamos en su envoltura original, así que es posible que no sepamos hasta cuándo es saludable cocinar esos blanquillos que están en el refrigerador.

Entonces, ¿cómo saber si un huevo todavía sirve? Estas tres maneras sencillas y efectivas de inspeccionarlo podrían mantenerte a ti y a tu familia a salvo de una intoxicación alimentaria de severas consecuencias.

¿Cómo se ve?

Cualquier signo en el cascarón del huevo que delate contaminación o falta de frescura debe ser tomado en cuenta. Si un huevo presenta un polvo sobre el cascarón, grietas o una consistencia viscosa o blanda, es muy probable que ya no sea apto para consumirse.

Ahora bien, si al momento de cocinar el huevo se nota una decoloración extraña en el interior, ya sea la clara de huevo o la yema color rosa o verdosa, es mejor desecharlo.

¿Flota?

Una forma muy fácil y rápida de ver qué tan fresco está el huevo es la prueba de la flotación. Si al sumergirlo en un recipiente grande con agua el huevo se hunde, quiere decir que está fresco. En cambio, si ya ha pasado su mejor momento, el huevo flotará o se posará sobre su eje vertical. Aunque un huevo que flota puede ser apto todavía para el consumo, lo mejor es comprobar su frescura con las otras pruebas que aquí te sugerimos.

¿A qué huele?

Déjate guiar por tu olfato cuando sospeches que un huevo ya no está apto para consumirse. Muchas veces con sólo olerlo podrás detectar un aroma desagradable o bien, al abrir la cáscara, cualquier nota de olor sospechoso debe ser suficiente para desecharlo. Una buena costumbre es oler cada huevo antes de cocinarlo. Si tu nariz se confunde un poco con el aroma, no te arriesgues: ante la sospecha, mejor no cocines ese huevo y cambia el menú del desayuno por hot cakes.

Los riesgos de comer un huevo pasado

El riesgo principal de consumir un huevo caduco es contraer salmonelosis, una bacteria que puede crecer en todas las partes del huevo, incluyendo el cascarón. Algunos síntomas pueden ser fiebre, diarrea, vómito y calambres intestinales que se desarrollan de seis a 48 horas después de comer el huevo en mal estado.

Generalmente, la salmonelosis se cura sin antibióticos en un lapso de cuatro a siete días, pero algunas personas pueden requerir hospitalización ante la severidad de sus síntomas. Adultos mayores, niños menores de 5 años y personas con un sistema inmunológico comprometido son especialmente susceptibles a la infección.