Contralor expresa “serias dudas” sobre plan ThriveNYC de la primera dama

Asegura que hay falta de transparencia sobre los programas y rendición de cuentas sobre cómo se gasta el dinero de los contribuyentes

Contralor expresa “serias dudas” sobre plan ThriveNYC de la primera dama
El plan de salud mental ThriveNYC, es el programa insignia de la primera dama de la Gran Manzana Chirlane McCray.
Foto: MARIELA LOMBARD

¿Cuál es el propósito del programa? ¿Qué se ha hecho con tanto dinero? ¿Ha dado resultados? Esas son algunas de las “serias dudas” que el contralor municipal Scott Stringer tiene sobre el plan de salud mental ThriveNYC, que es el programa insignia de la primera dama de la Gran Manzana Chirlane McCray.

Stringer presentó este jueves una carta a las autoridades de ThriveNYC, incluyendo su directora Susan Herman, en la cual expresa sus preocupaciones por la falta de claridad sobre el propósito de la iniciativa y pide explicar cómo y en qué se han gastado $850 millones de dólares de fondos públicos.

“Brindar atención integral de salud mental debe ser una prioridad crítica para nuestra Gran Manzana, y felicito a la Ciudad por priorizar un problema que durante mucho tiempo ha sido descuidado, así como trabajar para reducir el estigma y ayudar a los neoyorquinos a acceder a la atención que necesitan. Pero el ofrecimiento de estos servicios no puede ser a expensas de la transparencia y falta de supervisión, y sin la confianza del público de que el dinero se está gastando de manera efectiva”, dijo Stringer.

Previamente el Contralor había solicitado los registros completos de ThriveNYC para examinar sus finanzas, así como conocer los resultados del programa y garantizar el mejor uso de los fondos de los contribuyentes. En base al análisis de esa información y los testimonios dados en las recientes audiencias públicas sobre la discusión del presupuesto del año fiscal 2020, el Contralor decidió emitir estas conclusiones y recomendaciones preliminares, en las que instó a la oficina de ThriveNYC a tomar medidas concretas para mejorar y fortalecer la confianza del público en que el dinero de los contribuyentes que se está gastando está llegando a las comunidades necesitadas.

Entre las medidas recomendadas por Stringer destaca el definir el propósito y la estructura de ThriveNYC y los servicios de salud mental de la Ciudad, hacer informes públicos sobre los resultados de los programas que se ofrecen, así como reportar y hacer un seguimiento muy exacto a los gastos que se hacen.

“Insto a la oficina de ThriveNYC a seguir estas recomendaciones para garantizar la confianza pública en la integridad y eficacia de estos programas y proveer atención de salud mental integral a nuestras comunidades necesitadas “, indicó Stringer, agregando que los programas de Thrive han “cambiado con el tiempo y es necesario una definición clara de sus propósitos y criterios, y su lugar dentro del gran marco de los servicios de salud mental de la ciudad”.

Solo 32 de los 54 programas del plan original de ThriveNYC, lanzado en noviembre de 2015, todavía están operando. Y solo 41 iniciativas del plan fueron incluidas en el proyecto de presupuesto presentado por el alcalde Bill de Blasio para el año fiscal que comienza el 1 de julio.