Revelaciones sobre la “felicidad” entre Trump y Melania

Experta explica las expresiones de la pareja presidencial

Revelaciones sobre la “felicidad” entre Trump y Melania
La imagen fue tomada en 2016.
Foto: Spencer Platt/Getty Images

Cuando están juntos, el presidente Donald Trump y la primera dama Melania muestran felicidad, como si ninguno de los escándalos personales y políticos los afectaran.

Sin embargo, las cosas no son lo que parecen, según Patti Wood, una experta en lenguaje corporal, consultada por Insider, que analizó las expresiones de cariño y los momentos felices que la pareja presidencial comparte en público.

Lo primero que destaca es que el ambos son genuinos en sus expresiones, es decir, sus sonrisas no son fingidas, pero eso no significa que sean felices.

Como ejemplo tomó la imagen que ilustra este artículo, donde describe las reacciones de ambos y las explica como “naturales”.

“Se está riendo muy espontáneamente”, dijo Wood. “Es una risa muy real que recorre todo su cuerpo y levanta los hombros, levanta el cuerpo, levanta las mejillas y entrecierra los ojos. Está en eso. No está ofendido”.

Agrega que la imagen fue tomada justo cuando la Primera Dama le dijo a su esposo que debería dejar Twitter, no como un consejo, sino como burlándose de él, por lo que sus momentos no necesariamente los acercan como pareja.

“Ella se está alejando de él. Para mí, eso lo convierte en el blanco de la broma”, dijo Wood. “No es una broma entre los dos… no los acerca”.

Esa imagen fue tomada en 2016, por lo que Wood luego hizo referencia a imágenes más recientes, donde se le ve alejada del mandatario, como tocándolo a regañadientes.

La pareja presidencial generalmente luce tensa cuando caminan juntos. / FOTO: GETTY.

La experta destaca el movimiento rígido de la Melania, lo que Wood califica como “una respuesta de peligro”.

“Esto ha cambiado. Su relación con él ha cambiado, por lo que siente la necesidad de estar formalmente en guardia”, dijo la experta. “Hay tensión alrededor de su boca”.

La Primera Dama nunca se refiere a su relación con el presidente Trump, pero en entrevistas habla de su felicidad en la Casa Blanca y destaca, antes que nada, su prioridad, su hijo Barron.