Turista agredida en resort “all-inclusive” de República Dominicana pidió $2.2 millones por su silencio

Caso del Majestic Elegance da giro inesperado

Tammy Lawrence-Daley, la turista estadounidense que alegó haber sido brutalmente agredida mientras se hospedaba con su esposo en un resort “all-inclusive” en Punta Cana, República Dominicana, habría pedido $2.2 millones de dólares a cambio de su silencio.

Lawrence-Daley, quien vacacionó en la isla en enero pasado, supuestamente pidió dicha cantidad por indemnización económica a los administradores de Majestic Elegance Resort, y al ver que no cedieron a la oferta, decidió denunciar públicamente el hecho cuatro meses después.

El comunicado del resort que cita el Listín Diario señala que, desde el momento en que se reportó la desaparición, se aplicó se protocolo de seguridad previsto para estas situaciones.

El texto destaca que, a pesar de que la estadounidense salió de su habitación a eso de las 11 p.m., no fue hasta las 2:30 a.m. que su esposo Christopher Daley, reportó la desaparición.

“En pocos minutos, se inició un operativo de búsqueda en toda la propiedad, y fue encontrada a las 6:40 de la mañana, y enseguida se avisó a las autoridades, asumiendo el hotel la responsabilidad de proveerle todas las atenciones necesarias. Explica que todas sus actuaciones en el caso están documentadas”, precisa el parte de prensa.

A esa hora, “un empleado encontró a Tammy Lawrence en un área restringida del hotel y se llamó a una ambulancia para llevarla de inmediato al hospital”.

“Tenía golpes en la cara y una uña del dedo meñique rota. No presentaba rasguños ni otras señales de violencia en el cuerpo, portando con ella su cartera y teléfono celular, tras lo cual se avisó a la policía local, que en breve tiempo se presentó al lugar”, agregan los portavoces del complejo vacacional.

De acuerdo con las declaraciones escritas, “personal del hotel permaneció casi todo el tiempo en el hospital para brindarle asistencia y asegurar que sus necesidades fueran atendidas”.

Majestic Resorts, además, plantea que “pagó todos los gastos del hospital y ofreció a la señora Lawrence, a su esposo y a sus compañeros de viaje, una extensión de cortesía de su estadía en el hotel durante el tiempo necesario para recuperarse y arreglar su salida del país”.

El comunicado, incluso, detalla que a la clienta se le prepararon comidas especiales en el resort, luego de que abandonó la clínica donde estuvo hospitalizada por unos cinco días, ya que tenía dificultades para ingerir alimentos sólidos.

Adicional, el texto expone que un delegado de la embajada de los Estados Unidos visitó a Lawrence Daley durante su estadía en el hospital, pero la turista se negó a presentar una denuncia criminal a pesar de las recomendaciones de las autoridades locales.

Los operadores del lugar no opinaron sobre las alegaciones de las autoridades dominicanas que argumentaron esta semana que existen contradicciones entre la versión de la mujer y la de su esposo.

Tampoco sobre los argumentos de que el presunto atacante vestía un uniforme de la hospedería.

En principio, la supuesta víctima relató en una publicación desde su cuenta de Facebook que fue perseguida y sometida por un desconocido mientras se dirigía a buscar un “snack” en una edificio cercano.

El “post”, que incluía explícitas fotos sobre los moretones y golpes en el rostro, indicaba que Lawrence-Daley terminó casi muerta en lo que ella describió como un “hoyo” o especie de semisótano.

El esposo de la mujer ha sostenido que presentó una denuncia en el tribunal de Higüey que, supuestamente, no fue tomada con seriedad.

“Se suponía que debíamos obtener un informe policial en febrero y no lo tenemos”, indicó el hombre a medios estadounidenses.

“No aceptamos la conclusión de los oficiales dominicanos en donde descartan que la víctima fue sexualmente abusada durante lo que ella asegura que fue un ataque de ocho horas”, precisó Daley sobre las sospechas de agresión sexual.

El hombre afirmó, además, que reportaron la desaparición de la mujer en recepción al menos tres veces, pero el equipo de seguridad no la buscó de inmediato.