Victoria histórica para inquilinos de Nueva York

Con un considerable número de voces en contra, la Legislatura dio luz verde a un paquete de reformas a las leyes de renta y sólo falta la firma del Gobernador para que entren en vigencia

Protestan en frente de las oficinas del gobernador para que firme la ley de renta universal controlada.
Protestan en frente de las oficinas del gobernador para que firme la ley de renta universal controlada.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Faltando un día para que venzan las actuales leyes de alquiler, que regulan los arriendos de más de 2.5 millones de personas en Nueva York, La Legislatura estatal cumplió lo que había anunciado hace un par de días: aprobó un histórico paquete de normas, que cambia considerablemente el sistema de rentas en todo el estado.

Tras semanas de tensos enfrentamientos políticos sobre las nuevas provisiones, con las que se otorgan amplias protecciones a los inquilinos y se pone fin a beneficios desmedidos que por muchos años tuvieron los caseros y las inmobiliarias, el Senado y la Asamblea dieron luz verde a las nuevas leyes.

Las reglamentaciones de alquileres, que cobijan a quienes vivan en unidades establecidas bajo el sistema de rentas reguladas, serán de carácter permanente, acaban con la desregulación de apartamentos que superen los $2,733 de alquiler mensual y ponen fin al bono de vacancia, que permitía que los dueños elevarán hasta 20% las rentas cada vez que un apartamento quedara vacío.

Asimismo, reforma los aumentos excesivos en los valores de alquileres por mejoras considerables en los edificios, extiende protecciones a los inquilinos en todo el estado, incluyendo a quienes viven en casas móviles y casas prefabricadas, y autoriza a todos los condados y municipios fuera de la Gran Manzana a implementar el sistema de estabilización de alquileres.

“Nos comprometimos a que la nueva mayoría demócrata del Senado ayudaría a aprobar las protecciones de inquilinos más fuertes de la historia y lo hicimos”, aseguró la presidenta del Senado, Andrea Stewart-Cousins, quien estuvo al borde de las lágrimas por el acuerdo, admitió que la tarea no fue nada fácil, pues hubo mucha oposición. La votación final de 36 senadores a favor y 26 en contra así lo demostró.

“Desde que llegué al Senado en el 2007, sabía que debía ser parte de la solución, pero nunca hubiera soñado con esto. Entiendo que podemos hacer una diferencia y estamos haciendo historia”, dijo la jefe de la mayoría del Senado, quien advirtió que una vez la ley sea firmada por el gobernador, muy seguramente habrá molestia entre algunos propietarios de edificios. “Llevamos seis meses y en estos seis meses hicimos una diferencia, pero todavía hay más por hacer, y tras cumplir nuestra promesa, sin importar lo que pase en los próximos días, sabemos que vamos a cambiar la trayectoria del estado, pues tenemos una extraordinaria pieza de legislación que cambiará vidas”.

La senadora Julia Salazar, otra de las aguerridas promotoras de la reforma a las leyes de renta, se mostró positiva con el paquete aprobado, pero admitió que deja a muchas personas sin protecciones, especialmente a quienes viven en edificios y casas particulares, que no están cobijadas.

Con estas leyes rompemos el ciclo a favor de las inmobiliarias, y lo apoyo, pero incluso reconociendo el esfuerzo de estas protecciones para millones de personas, las cosas no están terminadas. Celebramos esta victoria para los inquilinos, pero no descansaremos hasta que ningún inquilino en todo el estado deje de sentir miedo de perder sus viviendas y todos tengan protecciones”, dijo la legisladora de Brooklyn.

Durante la jornada de votación en la cámara alta, el presidente del Comité de Vivienda, Brian Kavanagh, una de las fichas claves en la promoción y empuje de las nuevas leyes, tuvo que enfrentar a senadores opositores que aseguraron que las reformas no están siendo equilibradas y dan demasiadas prebendas a los inquilinos.

“Con estas leyes estamos quitándole a la gente la habilidad de tener control sobre lo que pasa con sus propias casas y sus propios edificios, contra el principio de autodeterminación ya que no podrán controlar lo que va a pasar en sus comunidades, por lo que no va a funcionar para el distrito que represento y mi voto en no”, aseguró el senador Michael Ranzenhofer, del condado de Erie, de la parte norte del estado.

Inquilino Alexis Francisco. Protestan en frente de las oficinas del gobernador para que firme la ley de renta universal controlada.

En la Asamblea, por su parte, la jornada de votación en la plenaria, también vivió momentos tensos y enfrentamientos entre líderes políticos, como el protagonizado por el asambleísta Andrew Garbarino, quien aseguró que varias provisiones del nuevo articulado, dejarán a dueños de apartamentos con el riesgo de no recibir los alquileres de sus inquilinos y no poder hacer nada por meses para poder desalojarlos.  Los votos en la cámara baja fueron 95 a favor y 42 en contra.

“Hoy aprobamos una legislación histórica que ayudará a evitar que las familias se vean obligadas a abandonar sus hogares y de las comunidades que ayudaron a construir”, dijo el presidente de la Asamblea, Carl Heastie. “Durante mucho tiempo, el poder se inclinó a favor de los propietarios. Pero hoy pudimos nivelar el campo de juego y brindar estabilidad a los inquilinos en todo el estado”.

Cuomo las firma

Las leyes entrarán en vigencia inmediatamente ya que el gobernador Andrew Cuomo dijo que las firmaría enseguida.

En un comunicado, Cuomo indicó: “Al comienzo de esta sesión legislativa, pedí la protección de inquilinos más radical y agresiva de la historia del estado. Estoy seguro de que la medida aprobada es el conjunto de reformas más sólido posible que la Legislatura pudo aprobar y es un gran paso adelante para los inquilinos en todo Nueva York”.

Agregó que como ex secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano del presidente Bill Clinton, conoce bien la importancia de la vivienda asequible “y con las leyes de alquiler vigentes que expirarán este sábado, inmediatamente promulgué este proyecto de ley, evitando el caos y la incertidumbre” a millones de neoyorquinos.

Pero al mismo tiempo, representantes de dueños de edificios advirtieron que demandarán las medidas, al considerar que muchos apartes violan los derechos de los caseros y anticiparon que presentarán sus quejas en los tribunales.

Un respiro

Carlos Encarnación miembro de la Campaña de Vivienda Justa para Todos, aplaudió las reformas y aseguró que con ellas ahora millones de inquilinos tendrán un respiro.

“Un punto importante es que se pone freno a los abusos de la renta preferencial, que afecta a más de 300 mil familias, porque a partir de ahora los caseros no podrán aumentar las rentas al precio del mercado cuando renueven contratos sino que tendrán que aumentar las cosas de acuerdo al costo que estén pagando cuando expiren los contratos”, dijo el activista.

Las rentas en datos

  • 2.5 millones de neoyorquinos dependen de las leyes de renta estabilizada
  • 1 millón de apartamentos y más en la Gran Manzana están cobijados por esas leyes
  • 300,000 unidades bajo renta controlada se han perdido desde 1994 por disposiciones de leyes anteriores
  • 5.5 millones de neoyorquinos no tienen ninguna protección de vivienda actualmente
  • 6 o más unidades deben tener los edificios para que las leyes apliquen
  • Siguen sin protecciones las casas privadas o edificios de menos de seis unidades en esos edificios es donde solo aplican las leyes de renta estabilizada
  • $2,733 de renta mensual es el tope actual para que un apartamento salga del sistema de control de rentas, esto se acaba
  • 266,000 familias en los cinco condados están cobijadas por los llamados alquileres preferenciales
  • 20% en el valor de la renta podían aumentar los caseros un inmueble cada vez que se fuera un inquilino. Esto también se cayó