El sistema de libertad condicional requiere urgente reforma

Comisión Independiente revela que la norma vigente constituye un injusto círculo vicioso de encarcelamiento para cientos de neoyorquinos

NUEVA YORK.– Cientos de personas que están en libertad condicional son injustamente encarceladas nuevamente por violaciones técnicamente no penales a los términos del sistema de libertad condicional vigente en las cárceles de Nueva York.

Esta irregularidad fue determinada en un informe revelado este miércoles por la Comisión Independiente sobre Justicia Penal y Reforma del Encarcelamiento de la Ciudad de Nueva York, que trabaja en este ámbito desde su creación en 2016, a instancias de la entonces presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito.

El documento expone el papel, en gran medida desconocido, del sistema de libertad condicional en el proceso de encarcelamiento en Nueva York y las cruciales reformas necesarias para reducir significativamente el número de personas enviadas a las prisiones por infracciones que no ameritan.

El informe estima que el encarcelamiento de personas por violaciones técnicas, les cuesta a los contribuyentes de Nueva York más de $ 600 millones anuales.

En febrero de 2016, en su discurso sobre el Estado de la Ciudad, Mark-Viverito solicitó la creación de la Comisión Independiente. En abril de 2017, se lanzó la iniciativa ‘Una Ciudad de Nueva York Más Justa’, un plan para cerrar la cárcel de Rikers Island, reducir la población carcelaria, hacer la transición a un modelo de justicia comunitaria basado en un modelo de justicia comunitaria y crear un sistema de justicia penal más humano.

El informe de la Comisión Independiente -compuesta líderes de diversos sectores, que incluye jurisconsultos, académicos, miembros del poder judicial, grupos de defensa, empresarios y aquellos que han pasado tiempo tras las rejas- busca presionar que se apruebe un paquete de leyes para reformar el sistema de libertad condicional, antes que termine el periodo de sesiones de a la Legislatura estatal.

El paquete Less is More Act o en español ‘Ley Menos es Más’, es patrocinado por el senador estatal Brian Benjamín y el asambleísta Walter Mosley. El informe de la Comisión proyecta que, si se aprobaran las reformas en la ‘Ley Menos es Más’, casi 750 personas en libertad condicional podrían evitar la cárcel solo en la Ciudad de Nueva York, ayudando a detener el círculo vicioso del encarcelamiento y a la vez, permitiendo a la Ciudad, dar un paso importante hacia el cierre de la prisión de Rikers Island.

Dos partes de la ‘Ley Menos es Más’ se están considerando activamente en esta parte final de las sesiones de la Legislatura: la S6548/A8378, la que pondría fin a la detención preventiva obligatoria para muchas personas en libertad condicional, y la S6490/A8313, que permite que las personas en libertad condicional, ganen tiempo fuera de su período de supervisión por buena conducta.

“Nuestro sistema de libertad condicional está destinado a ayudar a las personas que salen de la prisión a reintegrarse con éxito en la comunidad y que nunca vuelvan a estar prisioneros. Sin embargo, aquí en el estado de Nueva York, miles de personas permanecen recluidas en cárceles y prisiones durante meses o incluso años por violaciones no penales a las normas de libertad condicional, ni nuevos delitos, lo que contribuye a que sean mantenidos a un círculo de encarcelamiento”, declaró el ex juez estatal y presidente de la Comisión Independiente, Jonathan Lippman.

A criterio de Lippman, esta práctica es contraproducente, increíblemente costosa y un obstáculo importante para cerrar las cárceles disfuncionales como es el caso de la de Rikers Island.

“Es hora de que el estado de Nueva York siga el ejemplo de estados como Louisiana y Missouri y establezca enfoques de sentido común para reformar el sistema de libertad condicional, lo que aumentará la seguridad pública, ahorrará dinero a los contribuyentes y acelerará el día en que cárceles como la de Rikers Island sean cerradas para siempre. No hay tiempo que perder: Albany no puede perder esta oportunidad de actuar”, subrayó el ex juez.

De acuerdo al informe, en los últimos años, la ciudad de Nueva York ha reducido significativamente el número de personas detenidas en sus cárceles. No obstante, existe una población en las prisiones que contradice esta tendencia y plantea una barrera importante para el objetivo de cerrar la cárcel de Rikers Island; estas son las personas acusadas de violaciones a la supervisión de la comunidad, comúnmente conocida como libertad condicional.

El informe sostiene por ejemplo que, en un día cualquiera, aproximadamente 600 personas están encarceladas en las prisiones de la ciudad por supuestas violaciones “técnicas” no penales, como llegar tarde o faltar a una cita con un oficial de libertad condicional.

El documento denuncia que este no es solo un problema de la ciudad de Nueva York: más de 1,000 personas están recluidas en cárceles de los condados a través del estado por supuestas violaciones técnicas, y el 39 por ciento de las personas enviadas a prisiones estatales en 2018 fueron encarceladas por violaciones técnicas en lugar de un nuevo hecho delictivo en el que se haya declarado culpable.

La reforma en otros estados

Trece estados incluidos Arizona, Arkansas, Mississippi, Missouri, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Texas y Utah ya han promulgado una reforma significativa al sistema de libertad condicional, donde aquellos en libertad condicional pueden acortar sus períodos de supervisión hasta 30 días por 30 días de buen comportamiento.

Dieciséis estados han puesto límites a la cantidad de tiempo que los individuos pueden ser encarcelados por una violación técnica de las condiciones de supervisión, y 22 estados han instituido sanciones por violaciones.

Estas reformas también han tenido éxito en estados como Carolina del Sur, que adoptó sanciones graduales, las revocaciones técnicas disminuyeron un 46 por ciento y las tasas de reincidencia de las personas bajo supervisión disminuyeron un 33 por ciento. Cuando Louisiana limitó los términos de encarcelamiento por violaciones técnicas por primera vez, las causas de encarcelamiento disminuyeron en 281 días y el 22 por ciento menos de personas bajo supervisión comunitaria fueron enviadas de regreso a prisión por nuevos delitos. Y después de que Missouri adoptó los créditos de tiempo ganado, los términos de supervisión de libertad condicional disminuyeron en 14 meses, la población supervisada cayó un 20 por ciento, el número de casos promedio se redujo en un 16 por ciento y las tasas de reincidencia no cambiaron.

Principios de la ‘Ley Menos es Más’

El informe describe los argumentos para la reforma al sistema de libertad condicional, y son los siguientes:

  1.      Instituir un sistema de créditos por méritos de tiempo para incentivar el buen comportamiento en libertad condicional;
  2.      Poner fin a la detención obligatoria en las órdenes de libertad condicional y asegurar que todos los acusados ​​de una infracción obtengan una audiencia de fianza al comienzo del caso;
  3.      Poner fin a las sentencias por infracciones de manera que cualquier castigo sea acorde con falta cometida;
  4.      Acelerar las audiencias de libertad condicional para que las personas ya no pasen hasta 105 días en la cárcel antes de recibir una audiencia de revocación final; y
  5.      Reinvertir los ahorros de costos de las reformas al sistema de libertad condicional para brindar apoyo y oportunidades a las personas que se reinsertan en la sociedad una vez que salen de prisión.

Cifras

750 personas en libertad condicional podrían evitar la cárcel solo en la Ciudad de Nueva York si se aprobaran las reformas propuestas en la ‘Ley Menos es Más’.

1,000 personas están recluidas en cárceles de los condados a través del estado por supuestas infracciones técnicas, y el 39 % fueron enviadas a prisiones estatales en 2018.

$ 600 millones anuales les cuesta a los contribuyentes de Nueva York el encarcelamiento de personas por infracciones técnicas.