Murió Luis “Luo” Álvarez, legendario policía víctima de cáncer por terrorismo 9/11

Fue "un héroe entre héroes", dijo el jefe de detectives de NYPD Dermot Shea
Murió Luis “Luo” Álvarez, legendario policía víctima de cáncer por terrorismo 9/11
Luis Álvarez el pasado 11 de junio en el Congreso
Foto: Zach Gibson / Getty Images

Luis “Luo” Álvarez, ex Marine y ex detective de la policía de Nueva York (NYPD) que se convirtió en un destacado luchador por el Fondo de Compensación de Víctimas del 11 de septiembre, murió a los 53 años.

“Recuerden sus palabras: ‘Por favor, cuídense y cuídense unos a otros’. Le dijimos al final que había ganado esta batalla por las muchas vidas que había tocado al compartir su batalla de tres años. Estaba en paz con eso, rodeado de familia. Gracias por darnos este tiempo que hemos tenido con él, ¡fue una bendición!”, dijo la declaración de su familia divulgada por Facebook.

El funeral será coordinado y anunciado por NYPD y las fuerzas militares de EEUU, agregó el comunicado, donde la familia pedía privacidad.

Al momento del ataque terrorista de 2001, tenía 34 años de edad. El cáncer se le diagnosticó en 2016.

Hace dos semanas Álvarez estuvo en una audiencia en Washington DC en la que el comediante Jon Stewart regañó al Congreso por no asegurar el dinero para un fondo de compensación a las víctimas establecido después de los ataques del 9/11.

Demacrado, el detective retirado dijo a los legisladores que estaba preparándose para recibir su 69ª sesión de quimioterapia para el cáncer de colon. Pero su hígado se paralizó y los médicos le dijeron que no había nada más que pudieran hacer, informó New York Post.

Fue “un héroe entre héroes”, dijo vía Twitter el jefe de detectives de NYPD, Dermot Shea, hace unos días, pidiendo que oraran por Álvarez durante su tratamiento.

Álvarez en imagen de archivo / Facebook

El colapso del World Trade Center en septiembre de 2001 envió una nube de polvo espeso sobre el Bajo Manhattan y hubo incendios durante semanas. Miles de trabajadores de la construcción, oficiales de policía, bomberos y otros pasaron tiempo trabajando en el hollín, a menudo sin la protección respiratoria adecuada.

En los años posteriores, muchos han visto que su salud ha disminuido, algunos con enfermedades respiratorias o del sistema digestivo que aparecieron casi de inmediato; otros con males que se desarrollaron a medida que envejecían, incluido el cáncer.

Más de 40 mil personas se han inscrito en el Fondo de Compensación para Víctimas del 11 de septiembre, que cubre enfermedades potencialmente relacionadas con haber estado en el sitio del World Trade Center, el Pentágono o Shanksville (Pensilvania), después de los ataques. Se han otorgado más de $5 mil millones de dólares en beneficios del fondo de $7,4 mil millones, con aproximadamente 21 mil reclamos pendientes.

Casi 3 mil personas murieron en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Washington y Pensilvania, en el peor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos.

Sólo 60% de las víctimas mortales de ese día han sido identificadas. Y muchas más han fallecido o reportado enfermedades en años posteriores, a consecuencia de los hechos.