Rápidos, bruscos y muy peligrosos … así fueron los Mors cars

Antes de existir la Fórmula 1, los Mors cars era lo más cercano a competencias de velocidad
Rápidos, bruscos y muy peligrosos … así fueron los Mors cars
Henrie Fournier era el piloto de Mors
Foto: Wiki Commons

Tal vez no te suene el nombre de Mors Automobile, pero estos antiguos autos tomaron un papel indispensable en las primeras competencias de motores, que luego dieron paso a la investigación y desarrollo de otros autos más potentes.

Como su prioridad era la velocidad, poco interés se ponía a la seguridad de los conductores. De hecho, en las imágenes que han permanecido vivas durante todos estos años se puede apreciar cómo los conductores no contaban con protección alguna.

Henrie Fournier fue el piloto designado para representar a la escudería de esta marca, y su rostro aparece en la mayoría de fotografías que fueron tomadas.

Foto: Wikileaks

La marca francesa operó oficialmente desde 1895 hasta 1925, pero fue en 1987 cuando su fundador, Émile Mors, empezó a utilizar los autos en carreras, pues él creía que estas prácticas eran indispensables para mejorar los vehículos.

A los Mors también se les atribuye el desarrollo de los motores “V”, entre otros avances como la implementación de amortiguadores en 1902 para resistir las empedradas pistas.

Un récord histórico de 1901 devela que el modelo Morz Type Z alcanzó una velocidad de 69.5 millas por hora mientras Fournier visitaba el estado de Nueva York. La imagen del siguiente artículo fue publicada por el diario Los Angeles Herald.

Foto: Los Angeles Herald

Para el siguiente año, Mors se convirtió en “el primer automóvil propulsado por un motor de combustión interna (ICE) para mantener el récord de velocidad del automóvil, con el impulso eléctrico y luego el de vapor antes del 5 de agosto de 1902, cuando se realizaron pruebas de velocidad cerca de Chartres, Francia”, explica New Atlas.

Pese a las victorias y los avances, la marca dejo de competir debido a los eventos que culminaron en la Primera Guerra Mundial. Tiempo después, André Citroen, fundador de la marca francesa Citroen, compró a la compañía en 1908 y la cerró, aunque los motores y diseños de Mors siguieron siendo vendidos y utilizados por varios fabricantes.

***

Te puede interesar: