Descubre 4 tratamientos médicos para curar la piel luego de una herida

Comúnmente la microcirugía se realiza conjuntamente con el procedimiento de injerto libre

Descubre 4 tratamientos médicos para curar la piel luego de una herida
Foto: pixabay

Aunque muchas heridas pueden no necesitar tratamientos muy complejos, existen otras heridas y lesiones que sí ameritan procedimientos médicos más avanzados. Aquí ilustraremos 4 de esos tratamientos para la reconstrucción de la piel.

1. Injerto de piel

De acuerdo a clevelandclinic.org, los injertos de piel son empleados para las personas con quemaduras graves o quienes necesitan cobertura de piel para la sanación de una herida o lesión específica. Consisten básicamente en extraer la piel de una sección específica del cuerpo y colocarla sobre otra.

Existen dos tipos de injertos de piel: injertos de piel de grosor parcial en el que se trasplantan algunas capas de piel, y los injertos de grosor total, que involucran toda la dermis.

Injerto de piel
Foto: Unplash

2. Microcirugía

La microcirugía es un tipo de cirugía donde el especialista utiliza un microscopio que le sirva de apoyo durante la reconstrucción de la piel.

Mediante el microscopio, el cirujano puede coser vasos sanguíneos minúsculos para reparar nervios o arterias dañadas. Es un buen método para abordar la parálisis facial, la reconstrucción mamaria, para atar un dedo amputado, etcétera.

3. Expansión de tejido

La expansión o estiramiento de tejido es un procedimiento que permite que el cuerpo genere más piel que pueda ser usada para la reconstrucción. Se inserta un objeto conocido como globo expansivo debajo de la piel de la zona que deba repararse.

Mientras pasa el tiempo, el globo se llenará de una solución salina, permitiendo que la piel se estire o expanda de manera similar a como se estira la piel de una mujer durante el embarazo.

4. Procedimiento de injerto libre

El procedimiento de injerto libre se puede dar después de la cirugía para la extirpación de un cáncer en la cabeza o cuello.

En esta operación se “transfiere” el músculo, piel y/o hueso, junto con el suministro sanguíneo de una zona del cuerpo al área donde se quiere realizar la operación. Este tratamiento suele necesitar a la microcirugía.

Como habrás visto, estos tratamientos tienen un nivel de dificultad y complejidad variables, pero todos son muy efectivos para su caso específico.